web analytics
jueves , 23 noviembre 2017
Inicio » Internacionales » Desafiando a los talibanes, los afganos eligen presidente entre dos ex ministros

Desafiando a los talibanes, los afganos eligen presidente entre dos ex ministros

Por Emal Haidary
Kabul/AFP

Bajo la amenaza de ataques talibanes, check los afganos eligen este sábado en la segunda vuelta de la elección presidencial al sucesor de Hamid Karzai, medicine que deberá conducir el país a una nueva era tras la retirada de la OTAN a fines de año.

Los 6.000 centros de votación abrieron a las 07H00 (02H30 GMT) para esta primera entrega de poder entre dos presidentes elegidos democráticamente.

Los comicios se consideran un test de talla para este país pobre y controlado en parte por los talibanes, pilule que más de 12 años de intervención militar occidental no han conseguido eliminar.

El sucesor del presidente Hamid Karzai será el ex ministro de Relaciones Exteriores y principal favorito, Abdula Abdula, 53 años, que fue portavoz del célebre comandante Masud, o el ex economista del Banco Mundial Ashraf Ghani, 65 años, quienes obtuvieron en la primera vuelta 45% y 31,6% de votos, respectivamente.

En Kabul, un importante dispositivo de seguridad era visible en las calles de la capital, patrullada por unas fuerzas afganas en “alerta máxima” y decididas a repeler todo ataque de los talibanes.

En total, unos 400.000 soldados y policías fueron desplegados en todo el país y la Fuerza Internacional de la OTAN en Afganistán (ISAF) estaba preparada para intervenir en caso necesario.

Los talibanes amenazan

Totalmente hostiles a estos comicios, que consideran teleguiados por Washington, los talibanes instaron a sus combatientes a “golpear sin respiro” el sábado y avisaron a los electores de que corren riesgos si acudían a votar.

A mediodía, los insurgentes afirmaron haber efectuado 246 operaciones en todo el país.

Los rebeldes tienen no obstante la costumbre de inflar la amplitud y el número de sus ataques, y los comicios se desarrollaban en general con tranquilidad.

El incidente más serio se produjo en Logar, una provincia al sur de Kabul, donde dos personas “que iban a votar” murieron a manos de los talibanes, según el jefe adjunto de la policía local, Abdul Wali Tufan.

En Kabul se lanzaron cohetes contra una zona cercana al aeropuerto, antes de la apertura de los colegios electorales. Según la OTAN, en el incidente no hubo heridos.

Los insurgentes formularon amenazas familiares en la primera vuelta, el 5 de abril. A pesar de numerosos ataques, hubo una participación importante, de más del 50%.

Como en la primera vuelta, la violencia desencadenada por los insurgentes no desalentó al parecer a los electores.

“Se escucharon algunas explosiones en la ciudad, pero no nos da miedo, no nos va a impedir votar para decidir el futuro del país”, dijo en Kabul Ahmad Jawid, 32 años.

Estos comicios supondrán el final de la era Karzai, el único que ha gobernado Afganistán desde la caída de los talibanes en 2001, derrocados por una intervención militar dirigida por Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre.

El presidente saliente votó por la mañana temprano en una escuela cercana al palacio residencial.

“Vaya a votar, que todos vayan a votar”, declaró Karzai dirigiéndose a los afganos.

Abdula Abdula, que en la primera vuelta le sacó 13 puntos de ventaja a su principal rival, parece tener la victoria al alcance de la mano.

En 2009, Abdula Abdula se había retirado de la segunda vuelta frente a Karzai debido, según él, a los fraudes masivos organizados por el presidente.

Abdula, víctima de un atentado del cual salió ileso la semana pasada, pero en el cual murieron 12 personas, advirtió que sólo el fraude podía impedir su victoria.

Los resultados provisorios de la segunda vuelta, que tiene lugar dos meses después de la primera, se conocerán en principio el 2 de julio y los resultados definitivos el 22 del mismo mes.

El próximo presidente afgano asumirá sus funciones el 2 de agosto y el primer expediente que tendrá que solucionar es el de la firma de un tratado bilateral de seguridad (BSA) con Estados Unidos que permita mantener en suelo afgano a unos 10.000 militares norteamericanos en el país.

Karzai se había negado a firmar el acuerdo, diciendo que correspondía hacerlo al nuevo presidente.

Tanto Ashraf Ghani como Abdula dijeron durante la campaña que van a firmar el acuerdo con Estados Unidos.

A %d blogueros les gusta esto: