web analytics
lunes , 20 noviembre 2017
Inicio » Ecológico » Depredador con piernas y brazos
Depredador con piernas y brazos

Depredador con piernas y brazos

Carlos Miguélez Monroy
Periodista, store coordinador del Centro de Colaboraciones Solidarias
ccs@solidarios.org.es
Twitter: @cmiguelez

El Gobierno del Estado de Australia del Oeste aprobó la instalación de más de 70 boyas con un cebo clavado a un arpón para atraer a tiburones y permite a los pescadores matar a los que midan más de tres metros de largo. Entre ellos están los tiburones blancos y los toro, hospital considerados especies vulnerables. La medida responde al incremento de las muertes por ataque de tiburón en los últimos años. Han pasado de 6, thumb 5 al año en la década de los 90 hasta los 15 entre 200 y 2010, y van en aumento.

Esta declaración de guerra a los tiburones ha desatado una agria polémica en el país. En los últimos meses, manifestaciones de hasta 6.000 personas han tomado las playas de Perth, la capital de la región, en protesta por el programa.

El gobierno de Australia, como otros que consienten el exterminio de estas especies fundamentales para el ecosistema marino, le ha hecho juego a las películas que representan a los tiburones como asesinos a sangre fría. De 1.200 especies, menos de una decena resulta peligrosa para el hombre y, aun así, mueren más personas por la carga de un relámpago que por la mordida de un tiburón. La carne de humano es para ellos lo que la de rata es para los occidentales. Quizá deberían plantearse prohibir la práctica de ciertos deportes en los hábitats de las especies más “peligrosas”. O dejar claro que, quien insista, lo hace bajo su propio riesgo.

Los escualos se asfixian en redes o mueren perforados por los arpones de pescadores deportivos, por el mazazo de los comerciantes que los rematan para después quitarles lo único que para muchos tiene valor: las aletas. En China y en otros países asiáticos se considera un manjar con el que los anfitriones de eventos sociales impresionan a sus invitados y muestran su status social. Aunque es común tirar el resto, algunos pescadores conservan el cartílago y el hígado por sus respectivas propiedades medicinales.

Esto ha llegado hasta la clase media china, lo que aumenta exponencialmente la demanda de tiburón como producto de consumo. El paquete completo de aletas puede darle 100 dólares a un pescador en Ecuador. El producto se exporta a través de redes clandestinas a Hong Kong, Pekín, Taiwán, Singapur y otras ciudades asiáticas, en las que se desembolsan hasta 200 dólares por un tazón de sopa de aleta. Además de sus propiedades medicinales, se consideran afrodisíacas.

La FAO estima que se pescan cada año cerca de 1.000.000 toneladas de tiburón y sus parientes biológicos, lo cual supone el triple que hace 50 años. Por ejemplo, la población de grandes tiburones blancos y de peces martillo se ha reducido en un 70% en los últimos 25 años. Esto provoca un desequilibrio en el ecosistema, ya mermado por las prácticas pesqueras irresponsables y clandestinas. Las amenazas a vida en el mar ponen en peligro de forma automática al 70% de la vida en el planeta.

Como muchos mares ya están depredados, los comerciantes asiáticos miran hacia las aguas donde aún abundan los tiburones, del otro lado del Pacífico, desde Perú hasta Centroamérica, al norte. Ecuador exportaba hace unos años, de forma ilegal, más de 300.000 tiburones a China, aunque, según la FAO, las principales exportaciones de aleta a los países asiáticos provienen de España. Brasil, Colombia, Ecuador, Costa Rica y Honduras abanderan iniciativas con la Unión Europea y Estados Unidos para regular las capturas y el comercio de ciertas especies de tiburones.

Anda sobre dos extremidades y con las otras dos exterminar a quienes aparecieron en la Tierra hace 400.000 años, mucho antes que los primeros dinosaurios. El depredador más mortífero de la Tierra no es el tiburón, sino este mamífero que mide entre 1.65 y 2 metros de longitud en su edad adulta. El hombre amenaza los ecosistemas marinos y pone en peligro la vida de otras especies por su supuesto derecho a surfear y nadar donde quiera, o a disfrutar de sus aletas. Esto sólo lo pueden detener seres humanos, conscientes de su responsabilidad de proteger su único hogar.

A %d blogueros les gusta esto: