web analytics
domingo , 17 diciembre 2017
Inicio » Editorial » Cuando no pueden ganar por medio del voto
Cuando no pueden ganar por medio del voto

Cuando no pueden ganar por medio del voto

Cuando las derechas están en el poder se ufanan del método por el cual llegaron a esa posición, clinic y hasta hacen eslóganes como el que  “el arma más poderosa del hombre libre es el voto”.

Pero cuando las izquierdas llegan al poder, buy viagra por medio del voto, cialis este se vuelve sospechoso, imperfecto para las democracias, y buscan otros mecanismos, como los golpes suaves, para derrumbarlos antes del tiempo.

La República Bolivariana de Venezuela, al llegar el Comandante Hugo Chávez Frías, dio sobradas muestras y lecciones de la democracia burguesa, al someterse en más de una docena de veces a procesos democráticos de los cuales salió airoso.

Sin embargo, la derecha Venezolana, y el imperialismo y las derechas internacionales, vilipendiaron los proceso democráticos de Chávez, y lo acusaron de dictador.

El viejo mundo le compró el discurso a la derecha venezolana y Latinoamericana, si no es que se la dictó, y comenzaron a conspirar contra la patria de Bolívar, al darse cuenta que con sus reglas democráticas no iba a ser posible sacar a Chávez y el proyecto socialista iniciado en Venezuela.

Por eso es que le dieron un golpe de Estado a Chávez, el cual solo les duró unos días, pues, el pueblo se encargó de derrotar al golpismo y lo llevó de nuevo a la Casona en Miraflores.

El Presidente Nicolás Maduro que sucedió a Chávez en unas elecciones limpias y democráticas soporta las intentonas golpistas de la derecha, que lo atacan por todos los flancos: desde la escasez de productos de primera necesidad, producto del acaparamiento, hasta de procesos insurreccionales mediante marchas violentas, sin faltar el descrédito mundial hacia el Gobierno de Maduro.

Pero el ejemplo más fresco de que las derechas de América Latina solo aplauden el derecho al voto cuando ganan, pero que se vuelven enemigas de este cuando no pueden ganar por su medio, es la destitución temporal de la Presidente de Brasil, Dilma Rousseff, de Brasil.

Para apartarla, ocuparon a la clase política más corrupta de Brasil, que también llegó al parlamento por medio del voto, y fueron quienes se encargaron de fraguar e inventar delitos para endosarlos a la presidenta Roussef.

La gran prensa internacional, mientras tanto, se encargó de confundir al mundo, haciéndole creer que la valiente mujer y presidente de Brasil estaba siendo juzgada por corrupción, por el caso PETROBRAS, todo tan alejado de la verdad.

Y es que los casos de Brasil y Venezuela nos dejan claro, que cuando las derechas no logran llegar a la máxima magistratura por medio del voto, buscan derrocar a los legítimos representantes, utilizando las argucias más burdas y a los más corruptos, los únicos que pueden prestarse a cualquier patraña, con tal de no ser procesados.

Ojo, salvadoreños y salvadoreñas, que ni Brasil ni mucho menos Venezuela están tan alejados de El Salvador como parecieran estar en el mapamundi.

Un comentario

  1. Interesante y muy real su editorial. Desde Chile los saludo y envio mis deseos de seguir siempre adelante en esta heroica tarea de informar la verdad.

A %d blogueros les gusta esto: