web analytics
Jueves , 21 Septiembre 2017
Inicio » Aula Abierta » Controles novelísticos
Controles novelísticos

Controles novelísticos

Carlos Burgos

Fundador

Televisión educativa

carlo_burgos@hotmail.com

Continúo intentando escribir una novela, pilule obra de largo aliento que requiere ciertos controles para que la historia no se distorsione o se nos salga de la ruta.

Como la escritura de una novela es un proceso vivo, capsule dinámico, generic fluyente, el autor siempre debe estar atento con lo que está pasando o va a pasar en ese mundo en construcción, permanecer alerta con la semantización de su creación literaria.

Es una gestación que va tomando vida al compás de su imaginación y de su pluma creativa, entonces no debe descuidar los controles esenciales. Veamos algunos.

EJE PRINCIPAL. Es el hilo conductor de la historia, el concepto que se va desarrollando, un camino que el escritor no perderá de vista para que su relato sea coherente. Si lo descuida su historia perderá credibilidad y podría ser abandonada por el lector. Conviene que consulte con frecuencia el plan flexible de su novela, donde tiene el itinerario de su viaje de largo aliento.

EJE AUXILIAR. Hilo secundario que refuerza o complementa al hilo conductor. Podrían ser varios hilos que con el principal formarían una trenza que fortalece la temática en desarrollo. Por ejemplo, si el hilo conductor es el amor primaveral de dos jóvenes, un hilo secundario podría ser la lealtad a la pareja de parte de un amigo común, otro podría ser la envidia de una compañera de la joven que cavila cómo causar daño a la pareja.

EJE DEL TIEMPO. Está formado por el transcurrir del tiempo en la historia. Se manifiesta por el crecimiento de los hijos, el envejecimiento de los padres, la muerte de personajes, el deterioro de las casas, la modernización de las ciudades, etc. El autor debe tener presente cómo deben actuar los personajes, definir cómo tienen que hablar, determinar cómo van a pensar, todo de acuerdo con los cambios físicos y los cambios de conducta.

EJE DE ACCIONES. Chequear que las acciones y la actuación de los personajes sean acordes con la naturaleza y las vivencias de la historia en desarrollo.  Analizar si no tienen fracturas de continuidad, saltos inconexos o inconsistencias por credibilidad. Si un personaje siempre actúa con seriedad, no va aparecer haciendo payasadas, salvo que haya enloquecido. Importa la continuidad de las acciones y el seguimiento de la actuación de los personajes.

EJE DE LOCACIONES. Está relacionado con el control del espacio o los escenarios donde se desarrolla la historia, incluye los ambientes en que actúan los personajes. Una escena romántica no tendría el ambiente adecuado a mediodía en una zona desértica, un diálogo de conciliación entre familiares  no contaría con la tranquilidad si está azotando una tempestad en el hogar. A veces se presentan riñas entre personajes sin detallar el espacio donde se desarrollan, ni en qué aspectos el espacio influye en los acontecimientos

EJE LINGÜÍSTICO. Está referido al manejo del idioma, se debe buscar la calidad literaria en el área del género novela. El tipo de redacción común, aunque esté correcta, no alcanza el nivel de calidad literaria que exige ritmo, pertinencia, tono, fluidez, coherencia y otras cualidades ajustadas a la estructura narrativa. Conviene ir chequeando y puliendo el idioma en el proceso creativo de una novela, de esta manera la revisión y corrección final será más sencilla.

Esos serían los controles principales en la compleja urdimbre de una novela, de los cuales se debe llevar un registro para visualizarlos en un mapa de operaciones. En algunas novelas resulta necesario incluir un eje histórico que registra los acontecimientos de la ciudad, la región o el país, y forman parte del marco de la época donde se desarrolla la novela. Esos acontecimientos influyen en la vida de los personajes y nos recuerdan que la sociedad va cambiando.

Lo dicho sobre los controles novelísticos equivale a una autoevaluación en el proceso, estrategia que permitirá arribar al final con un producto de elevada calidad literaria. De modo que esos ejes son pilares que darán solidez a la estructura arquitectónica de la obra literaria.

 
A %d blogueros les gusta esto: