web analytics
Jueves , 21 Septiembre 2017
Inicio » Nacionales » “Con mi gestión acabó la era del gobierno que respondía a poderes económicos”: Presidente Funes
“Con mi gestión acabó la era del gobierno que respondía a poderes económicos”: Presidente Funes

“Con mi gestión acabó la era del gobierno que respondía a poderes económicos”: Presidente Funes

@JennyCoLatino
@MoratayaLau

El Presidente Mauricio Funes aseguró hoy, sale durante la entrevista matutina “Diálogo con Ernesto López”, del grupo Megavisión,  que en su gestión “se acabó la era del gobierno corporativo que respondía a intereses de ciertos grupos de poder económico”, al referirse a los señalamientos de algunos líderes gremiales, de que su gobierno fue hostil con el empresariado nacional.

“Este gobierno no se arrodilló a ciertos grupos de poder”, aseveró el gobernante, quien agregó que su administración “fue la piedra en el zapato” de organizaciones como Fusades, institución a la que catalogó como “un tanque de pensamiento de la derecha oligárquica”.

En este contexto, el  mandatario aclaró que tener enfrentamientos con uno o dos dirigentes gremiales, no significa un conflicto con todo el empresariado.

En esta dirección, resaltó el caso del presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboud, con quien ha tenido más diferencias.

De acuerdo al mandatario, a lo largo de su gestión, ANEP tuvo otros dos presidentes con los cuales el gobierno mantuvo una buena relación, pues incluso accedieron y permanecieron en el Consejo Económico, un espacio creado por su gobierno para iniciar entendimientos con distintos sectores como el empresarial.

No obstante, fue cuando llegó Daboud que la gremial decide retirarse del Consejo bajo el argumento de que el actual gobierno era “confrontativo y excluyente”.

Desde que la llegada de Daboud, la línea de la gremial ha sido criticar al gobierno aludiendo despilfarro, corrupción, entro otras cosas.

En tanto, recordó que estos grupos empresariales  pusieron el grito en el cielo cuando denunció el caso en el que la diputada Ana Vilma de Escobar habría utilizado su cargo como Vicepresidenta República  y presidenta del comité calificador del Fideicomiso Especial para la Creación de Empleos en Sectores Productivos Estratégicos (FECEPE) para favorecer a determinadas empresas privadas.

Ante esto, el presidente Funes reclamó que poner en evidencia la arbitrariedad de dicho fideicomiso “no significa estar en contra de los empresarios”.

No obstante, cuestionó que cómo es que estas gremiales califican como hostil a su gobierno, cuando éste ha sido el que más ha promovido leyes para favorecer en clima de inversión para el sector.

“Si no permitir que se tomen el Estado es ser hostil, entonces mi gobierno ha sido hostil”, dijo de forma contundente.

El mandatario resaltó que cierra su gestión con la satisfacción de que su gobierno fue el que frenó el “gobierno cooperativista” que trabaja a favor de este tipo de grupos empresariales.

En este sentido, expresó que hay sectores que están celebrando el fin de su mandato, pues no le perdonan que logró enterrar este modelo patrimonialista que ejerció el partido ARENA a beneficio de sectores económicos y que destapó la corrupción, como es el caso de las donaciones taiwanesas recibidas por el expresidente Francisco Flores, el proyecto Diego de Holguín, el contrato CEL-ENEL, entre otros.

Dijo estar satisfecho del logro que el país obtuvo al elegir la continuidad del gobierno popular, el cual está a favor de los sectores más vulnerables.

“Salgo satisfecho porque quien va llegar a sentarse a Casa Presidencial es Sánchez Cerén. El 1 de junio habrá un bello amanecer en El Salvador, pues ese día se da la continuidad de un gobierno que estará también al servicio de los más vulnerables”, expresó.

Agregó que algunos celebran que se va, y  aspirarían a que Sánchez Cerén no haga lo mismo que él durante su mandato, sin embargo, recalcó a estos sectores “que están equivocados porque Sánchez Cerén tiene tanta voluntad y coraje para enterrar el sistema oligárquico de poder como la tuve yo”, enfatizó el mandatario.

En este contexto, resaltó que otra de sus satisfacciones es que la política social impulsada en su mandato, ahora se haya convertido en una política de Estado.

“Uno de  los grandes aciertos de este gobierno fue justamente tener una política social consistente, nunca antes habíamos tenido política social, teníamos algunos programas que implicaban cierto nivel de interés  social  por parte de los gobernantes  en turno,  pero no era política estructurada, coordinada con el esfuerzo económico  que lleva a cabo el país”, explicó.

Agregó que “de nada sirve tener una tasa de crecimiento mayor, “si al final el producto de ese crecimiento no se distribuye equitativamente”.

“Bajo  mi gobierno, de acuerdo a datos de  la Comisión Económica para América Latina, se redujo  al desigualdad social  en cinco  puntos porcentuales, es decir, las brechas  que separan a lo más ricos o  a los de mayores ingresos como aquellos que tienen menos ingresos o  que no tienen nada, esa brecha se redujo  y para mí esa es una de las conquistas  más importantes”, apuntó.

Respecto a los últimos días que le quedan en el gobierno, manifestó que “la presidencia no es cuestión de gustos, pero les guste o no les guste me voy, pero dejo a Salvador Sánchez Cerén”.

Del mismo modo, el mandatario aseguró que sale del Gobierno “Más enriquecido espiritualmente y políticamente”.

“Me siento satisfecho, porque el énfasis de mi gestión estuvo en impulsar un gobierno diferente”, recalcó.

Sin embargo, el mandatario reconoció que una de sus mayores insatisfacciones al cierre de su gobierno es el tema de seguridad.

“Me siento insatisfecho porque no logramos al final de mi mandato un clima de tranquilidad y de menos zozobra”, apuntó.

En este sentido, reiteró que el incremento de la violencia es un

mensaje para su gobierno y para el de Sánchez Cerén, por parte de algunos sectores interesados este fenómeno se acreciente porque “quieren que el próximo gobierno entre con los pies hinchados”.

“Aquí hay mentes mezquinas que utilizan la violencia para hacer fracasar al gobierno saliente y al entrante. Los pandilleros están matando por matar. Eso es más complicado, porque pueden matar a cualquiera y a cualquier hora”, advirtió.

Del mismo modo, denunció que “hay generadores de opinión y medios de comunicación que abonan a la situación de inseguridad en el país”. “La tregua ha fracasado no solo por culpa de quienes la pactaron, sino por el estado de opinión contraria que se generó”, indicó.

Subasta SIGET

Ante la apertura del proceso de licitación que concluye con la subasta de la banda ancha del espectro radioeléctrico para la operación de seis canales de televisión y la suspensión del proceso de oferta mediante una resolución cautelar que ordenó la Sala de lo Constitucional, el presidente aseguró que la situación es un problema de competencia.

“Aquellos que han acusado de falta de transparencia es porque le temen a la competencia”, mencionó refiriéndose a los detractores de la licitación de las frecuencias.

Para Funes, mientras la Ley de Telecomunicaciones no sea reformada y el artículo 81 de la misma no sea declarado inconstitucional por mencionar que el único medio para adquirir una frecuencia en el espectro radioeléctrico es la subasta pública, el superintendente no puede presumir la inconstitucionalidad.

La Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador (ARPAS) ha manifestado reiteradamente que el espectro radioeléctrico es un bien común que pertenece a la población y que por lo tanto el único proceso permitido para la adquisición de frecuencias posiciona a los interesados en escenarios desiguales; ya que depende de la capacidad económica que puedan tener.

Según el mandatario, ARPAS cuestionó lo anterior hace dos años, sin embargo, por el momento solo queda esperar a que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) se pronuncie definitivamente.

El presidente aseguró que el condiciones están mal planteadas porque claramente se están defendiendo algunos intereses empresariales.

“Quien ha solicitado entrar al espectro es un reconocido empresario de origen mexicano, Ángel González,  que es dueño de una buena cantidad de canales en América Latina y que por lo tanto, tiene la capacidad económica de competir”, afirmó descartando las acusaciones realizadas sobre su interés en adquirir una frecuencia.

 “Me parece irresponsable cuando aparece alguien de la UCA o de ARPAS diciendo que estoy interesado en adquirir una frecuencia y que por eso se promueve una subasta”, apuntó.

Por otra parte, la controversia generada por la reasignación del canal 37 al 11 generó dudas en el sector sobre si el proceso se realizó de acuerdo a la ley.  Ante esto, Funes agregó que “el canal 37 es una frecuencia que no puede ser explotada comercialmente, y que la reasignación ha sido totalmente apegada a la ley”, mencionó.

Un comentario

  1. Si claro, pero si respondio a intereses personales y de amigos de su circulo…corrupto como todos los politicos.

A %d blogueros les gusta esto: