web analytics
Martes , 19 Septiembre 2017
Inicio » Municipalismo » Comunidades en Ahuachapán Sur demandan distribución justa del agua
Comunidades en Ahuachapán Sur demandan distribución justa del agua
Los regantes construyen represas artesanales para sus cultivos e impiden el paso normal del caudal del río Guyapa arriba, del municipio de Jujutla. Foto Diario Co Latino/ Cortesía UNES.

Comunidades en Ahuachapán Sur demandan distribución justa del agua

Gloria Silvia Orellana
@SilviaCoLatino

El suelo húmedo y viscoso de unos pocos centímetros de alto, forman parte de los últimos rastros de la zona de El Embarcadero, que hace 25 años, era la entrada natural a la Barra de Santiago, Ahuachapán, una vía de comunicación acuática entre los canales de la barrera del manglar rojo que crecen en el área.
Oscar Campos de la Comunidad El Embarcadero comentó, que antes la zona era muy activa por el turismo que venía a abordar las lanchas hacia el balneario; así como el traslado de vehículos en barcazas y la pesca artesanal que comerciaban los pobladores con la especies marinas que crece en los manglares.
“Por este canal se entraba a la Barra de Santiago y aquí donde estamos parados antes hubiera sido imposible, todo era agua y hondo es decir, ahora todo eso se ha perdido por el asolvamiento (tierra) del lecho del río y la retención del caudal del Guayapa aguas arriba, lo podemos contemplar aquí en esta zona; además, se perdieron los empleos para la gente de la comunidad, aquí se ha perdido mucho”, reseñó.

Más de 1 mil 700 familias se ven afectadas por la falta de agua del río, la cual ocupan para su uso básico familiar. Foto Diario Co Latino/ Cortesía.

La denuncia es puntual de las diversas ADESCOS de la zona Sur de Ahuachapán ante la Dirección de Ordenamiento Forestal, Cuencas y Riego del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) quienes realizaron junto a representantes de las comunidades y la UNES una evaluación sobre el uso del recurso hídrico del río Guayapa por parte de algunos Regantes que lo utilizan para cultivos y pastizales sin una regulación adecuada.
David Antonio Campos de la Red Ambientalista en Acción explicó que en el Caserío el Triunfo el caudal del río Guayapa está limitado por una presa artesanal que han elaborado dueños de terrenos aledaños sin importar el rendimiento del recurso hídrico, no lo dejan fluir hacia las comunidades pese a que no es utilizado en su totalidad aguas arriba. “El agua se desperdicia en esta zona por ahí hay algunas canaletas que van a parar al manglar pero no son suficientes; nosotros tenemos un grupo de guardarecursos voluntarios y una de nuestras preocupaciones es porque los manglares necesitan la fusión de agua salada y dulce (salobrega) y cuando esto no sucede el manglar se seca y se convierte en un problema bastante grande para el ecosistema del lugar y por esto hemos empezado a través de la UNES a buscar soluciones al problema”, expresó.
Carlos Flores, representante de la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES) consideró, luego del recorrido estimó que el caudal del río Guayapa era para rendir unos cien litros por segundo y que si actualmente solo libera 20 litros por segundo en época seca significaba que aguas arriba la estaban captando toda.
“Sabemos que se filtró información y por esto abrieron sus presas artesanales aguas arriba y esta pasando este poco de agua en el lecho del río; pero aquí podemos ver el impacto que esta causando y las personas que están siendo afectadas porque esta agua no les alcanza para regar sus cultivos o para sus actividades básicas como cocinar y lavar entonces esto es serio”, afirmó.

Los regantes cortan el agua del río para utilizarla para sus cultivos de caña, los que tienen más presencia en la zona. Foto Diario Co Latino/ Cortesía UNES.

Pero más importante resaltó Flores es la venta de permisos que de forma ilegal realizan los Regantes (asociaciones de personas con personería jurídica) a otras personas particulares luego de captar aguas del río. Cuando este tipo de permisos los otorga únicamente la Dirección de Ordenamiento Forestal, Cuencas y Riegos del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) que son los que verifican el cumplimiento de las condiciones y establecen los permisos, porque los ríos no pueden cerrarse u obstruirse.
La población afectada es alrededor de 1 mil 800 familias, señaló Karla Evangelista que son comúnmente quienes se dedican a la pesca artesanal, o viven de la reproducción del punche o cangrejo azul y que por ahora son perjudicados por la muerte del manglar que daña de forma permanente diversos ecosistemas.
“El río Guayapa nace en El Imposible pasa por Jujutla y desemboca en el estero de la Barra de Santiago y toda esta zona es conocida como el Complejo Parque El Imposible Barra de Santiago, donde se efectúan proyectos FIAES y uno de esos, es el acompañamiento en acciones con grupos del Plan de Aprovechamiento Sostenible de los Recursos del Manglar de Barra de Santiago, que tiene cinco años de trabajo en el rescate del cangrejo azul y punche, aquí se ha constatado la afectación en los ríos El Guayapa, Cuilapa, El Naranjo y El Rosario y podemos ver la situación preocupante por la captación del agua”, argumentó.
“La primera impresión que tenemos con la indagación es que en realidad la gente de este lugar está haciendo uso del agua sin tener permisos del MAG”, manifestó Luis Torres, a cargo de la Dirección de Ordenamiento Forestal, Cuencas y Riego del Ministerio de Agricultura y Ganadería, luego del recorrido de los lugares afectados.
“Los permisos que han obtenido, nos dijeron fueron a través de la Alcaldía de Jujutla cuando ellos los solicitan, lo cual es ilegal porque los únicos que tienen la autoridad para dar un permiso es el Ministerio de Agricultura y Ganadería y es a partir de ahí, que están haciendo uso ilegal de estas actividad de hacer uso de aguas nacionales para poder regar sus cultivos”, indicó.
En cuanto al volumen del agua que captan para los cultivos Torres sostuvo, que dependía en cada caso, a la naturaleza de cada cultivo al que suministran el riego, pero desestimó dar una cifra sobre la cantidad de agua que pueden captar los Regantes sin antes medir el caudal del río, aunque reconoció que el agua retenida en el área inspeccionada era ilegal.
“La denuncia que han hecho las comunidades es correcta, porque hemos observado que aguas abajo no está circulando el agua normal y según la Ley Riego y Avenamiento, es el 20% del caudal ecológico y captar esta cantidad aguas arriba, provoca que a la gente en las comunidades no tenga agua. Con esta visita vamos a determinar si la gente o asociación de Regantes tienen permiso vamos a verificar eso y procederemos a judicializar los casos y que la Fiscalía (General de la República) tome las medidas correspondientes”, declaró.

A %d blogueros les gusta esto: