web analytics
lunes , 18 diciembre 2017
Inicio » Internacionales » Combatientes kurdos infligen su mayor revés a los yihadistas en Irak

Combatientes kurdos infligen su mayor revés a los yihadistas en Irak

Por Abdel Hamid Zebari
Erbil/AFP

Fuerzas kurdas apoyadas por aviones militares estadounidenses proseguían el lunes su ofensiva contra los yihadistas del Estado Islámico (EI) tras haberles arrebatado la represa más importante de Irak, see en un contexto de creciente implicación militar deWashington y Londres.

La recuperación de la represa de Mosul constituye el mayor revés infligido a los yihadistas del EI, pills desde que éstos lanzaran en junio su gran ofensiva en el norte de Irak, haciendo huir a las fuerzas de seguridad iraquíes.

Un portavoz de seguridad iraquí, el teniente general Qasem Atta confirmó el lunes que la represa de Mosul había sido completamente liberada gracias a una operación conjunta de “fuerzas antiterroristas (iraquíes) y fuerzas peshmergas (kurdas) con apoyo aéreo”.

Sin embargo, los combates proseguían el lunes al sur de la represa, mientras ésta era recorrida por expertos en busca de artefactos explosivos que pudieran haber sido dejados por los yihadistas, afirmó Kawa Khatari, un responsable del principal partido kurdo.

Aviones caza norteamericanos habían efectuado ataques el sábado y el domingo en apoyo de las fuerzas kurdas que recuperaron el control de la represa. EI ha declarado la instauración de un “califato” en varias regiones de Irak y Siria.

Los combatientes del EI también están presentes en el conflicto que desgarra a la vecina Siria, donde se enfrentan a la vez contra la rebelión siria y contra el régimen de Damasco

El domingo, el régimen sirio llevó a cabo varios ataques aéreos contra dos localidades bastiones de los yihadistas de EI.

Por su parte, fuentes militares estadounidenses informaron que sus aviones efectuaron el domingo 14 ataques aéreos cerca de la represa, en el río Tigris, que suministra agua a gran parte de la región.

Esos bombardeos norteamericanos destruyeron el domingo 10 vehículos armados del EI, siete Humvees, dos vehículos de transporte militar, así como un puesto de control de los yihadistas. El sábado, Estados Unidos había llevado a cabo nueve bombardeos cerca de Erbil y de la represa de Mosul.

La amenaza de los yihadistas

El presidente Barack Obama había informado el domingo mediante una carta al Congreso estadounidense sobre estos ataques, lanzados “para apoyar a las fuerzas iraquíes con vistas a recuperar la represa de Mosul”.

Según Obama, la caída de la represa en manos de los yihadistas podía “amenazar la vida de muchos civiles, poner en peligro a personal e instalaciones estadounidenses, incluyendo la embajada en Bagdad, además de impedir al gobierno iraquí suministrar servicios básicos a la población del país”.

Por su lado, el primer ministro británico  David Cameron calificó a los combatientes del EI de amenaza directa para el Reino Unido, y se declaró dispuesto a usar todos los medios para frenar su avance.

Cameron, en un texto publicado el domingo en el Sunday Telegraph, afirmó que un cierto grado de implicación militar en Irak se justifica debido a la amenaza que representaría para Europa y sus aliados la instauración de un “estado terrorista”.

Su ministro de Defensa Michael Fallon afirmó que el compromiso de Londres con Irak no es únicamente humanitario y podría durar varios meses.

Irak está sumido en el caos desde que los yihadistas sunitas lanzaron una ofensiva el 9 de junio al norte de Bagdad, que se extendió a principios de agosto a las localidades próximas a la región autónoma del Kurdistán.

Tras el lanzamiento de esta ofensiva, las fuerzas kurdas se hicieron con el control de varias zonas del norte del país abandonadas por las fuerzas iraquíes y lanzaron a principios de julio un proyecto de referéndum de independencia del Kurdistán.

Tras dos meses de violencias, las potencias occidentales, aliviadas por la salida del controvertido primer ministro Nuri Al Maliki –acusado de sembrar el caos en el país por su política de exclusión de los sunitas–, enviaron ayuda humanitaria a los centenares de miles de refugiados que huían de los yihadistas, así como armas a las fuerzas kurdas.

A %d blogueros les gusta esto: