web analytics
Jueves , 27 Abril 2017
Inicio » Opiniones » El Chino Santiago, Logan y Pepe comunistas por siempre!! (I)

El Chino Santiago, Logan y Pepe comunistas por siempre!! (I)

Ricardo Olmos
Economista

Chalchuapa cumplía cien años de ser legalizada como ciudad allá por el año 1978. Por su cercanía con la frontera con Guatemala, sus habitantes fueron luchadores contra los deseos de la tropas anexionistas de Guatemala, que fueron derrotadas en el año 1885 en la ciudad de Chalchuapa habiendo caído en combate el mismo presidente de ese país, Justo Rufino Barrios.  También, más tarde, los chalchuapanecos de seguro que conocieron los acontecimientos del genocidio y etnocidio en el año 1932 que impactó en la conciencia de los salvadoreños, y particularmente de los residentes de la zona occidental. Finalmente, la aparición y formación de nuevos ideas y liderazgos de deseos de democracia desarrollados en el país fueron notorias luego de los acontecimientos de 1944, pues la huelga general de abril y mayo de ese año constituyó otra escuela política de importancia decisiva en la conciencia de los chalchuapanecos y de los salvadoreños en general.

Se sabe que luego en sus primeros años de existencia el Partido Comunista en El Salvador sufrió el odio y la persecución más despiadada por parte de la Dictadura Oligárquico Militar instalada desde ese año, y que solo la lucha revolucionaria reciente, a lo largo de veinte años de guerra revolucionaria, logró derrotar esa dictadura, hecho que fue ratificado con la firma de los acuerdos de Chapultepeq en el año 1992. Este suceso dio paso a la democratización del régimen político a través del respeto de los derechos civiles y políticos de los salvadoreños, la realización de elecciones con el respeto a los resultados de las mismas, y la instalación de una nueva institucionalidad democrática con la eliminación de los cuerpos represivos y las modificaciones al orden institucional y de la misma Constitución de la República de El Salvador.

Esos resultados fueron posibles por la participación de muchos salvadoreños, entre ellos los comunistas Jorge Aguilar, “el Chino Santiago”, Dagoberto Gutiérrez, “Logan” y Michel Calderón, “Pepe”.

Es imposible escribir sobre la historia de cualquiera de estas tres personas sin que aparezcan las relaciones de amistad y compañerismo entre estos tres camaradas que a lo largo del tiempo desarrollaron su trabajo en su ciudad natal de Chalchuapa y en otros lugares de El Salvador, principalmente.

Por lo general, alguien escribe sobre determinadas personas cuando éstas ya no se encuentran con nosotros; hasta se hacen canciones y en ocasiones se realizan reportajes, novelas, biografías, etc. En estas líneas solamente se pretende relatar algunos detalles de estos tres hombres de “carne y hueso” que han dejado huella en la mente y corazón de muchos que los han conocido a través de sus enseñanzas e ideas revolucionarias, este último término que por cierto no se le comprende su aplicación en el momento actual. Podrán aparecer otros bosquejos de estos tres legendarios comunistas, con un mayor detalle de sus vidas y sus aportes, pero estas líneas son solamente para hacer valer la importancia de estos camaradas para los chalchuapanecos y aquellos salvadoreños que no los conocieron en esos momentos más álgidos de la vida política salvadoreña. Y en ningún momento se pretende evaluar el pensamiento político actual de Logan y el Chino Santiago.

La gente lloró y recuerda al que muy temprano fue arrebatado de nosotros por las fuerzas de la dictadura,  me refiero al catedrático universitario, Doctor en Jurisprudencia y Ciencias Sociales, abogado, militante revolucionario, dirigente de la AGEUS, padre de seis hijos y casado con Haydé Jeréz de Calderón. Con apenas 20 años de edad, desde joven en el año 1967, Michel enfrentaba con sus ideas políticas al régimen de dictadura militar de la época, y pronto, el compañero “Pepe” participaba en el ejercicio político de acompañamiento y desarrollo del Programa del Partido de Acción Renovadora, PAR. La notoria incidencia que desempeñó Michel apoyando la candidatura para presidente del Dr. Fabio Castillo fue fundamental en el crecimiento político de él y de sus coetáneos. A lo largo de los años desarrolló su actividad política en los movimientos sociales y profesionales de la Facultad Multidisciplinaria de Occidente, desplegando sus tareas de educación política y sus tareas como Síndico Municipal en el año 1972 (coalición UDN-PDC), lo que le permitió desarrollar y cambiar drásticamente la fisonomía de la ciudad de Chalchuapa con múltiples actividades culturales, deportivas, literarias y políticas de beneficios para la ciudadanía. Fue una década de acumulación revolucionaria y de educación política que permitió desarrollar la revolución política salvadoreña. En definitiva, el compañero “Pepe” fue un infatigable luchador por la democracia política en El Salvador. Hay que decir, que las ideas de Michel Calderón corresponden y son la genuina expresión de la tradición de lucha, pues su abuelo materno Don Carlos Grande, fue también comunista y uno de los símbolos locales del Partido en los momentos de persecución del “martinato”, larga noche de genocidio en nuestra querida ciudad de Chalchuapa y del país.

En ese marco, Michel conoció a otro compañero comunista, Jorge Aguilar, el Chino Santiago, de extracción humilde, obrero y de oficio panadero, y que antes de cumplir la mayoría de edad era ya miembro del sindicato de panaderos de la ciudad de Chalchuapa.  El “Chino Santiago”, a los 19 años conoció al Comandante Marcial – Salvador Cayetano Carpio – en el año 1966 en la FUSS, -Federación Unitaria Sindical de El Salvador -. Cuando fue electo por primera vez, Delegado del Sindicato de Trabajadores de la Industria del Pan –STIPSCES–, a una plenaria nacional de la Federación en San Salvador. En ese momento Marcial era el Secretario General de la Federación y Secretario General del Sindicato. Desde esa doble función él daba los lineamientos en el movimiento obrero sindical. Un año después el Chino Santiago era enviado por el Partido para su formación político militar fuera del país hasta el otro lado del mundo.

La lucha contra la dictadura desarrollada por “Pepe” y el “Chino Santiago” se entrelazó con las ideas desarrolladas al interior del Partido Comunista con dirigentes, entre otros, del Partido Unión Democrática Nacionalista, UDN. Ambos desarrollaron la estrategia política junto a otros comunistas para que a lo largo del año 70 se ampliaran las nuevas capacidades políticas por la democracia con el interés de derrotar esa larga dictadura política militar.

Luego del golpe militar del 15 de octubre de 1979, en la ciudad de Chalchuapa Michel Calderón fue electo, como resultado de una jornada electoral, alcalde de la ciudad de Chalchuapa, proceso en el que participó como contrincante el profesor Marcos Jaime, candidato del PDC de ese entonces. Las jornadas de educación política se acrecentaron, siendo innumerables las oportunidades de estar con la gente de caseríos y cantones y en el trabajo de cada uno de los vecinos, barrios y de la ciudad. Las nuevas ideas y el desarrollo de la conciencia política permitieron que muchos se integraran a la guerra revolucionaria que posteriormente derrotó la dictadura. Estos ejemplos de los comunistas fue un mensaje a la gente sobre las capacidades por gobernar de un comunista así como la de realizar un trabajo político inigualable en la ciudad de Chalchuapa. También, esas tareas y ese ejemplo posibilitaron nuevas condiciones que permitiesen dar el salto hacia la lucha armada revolucionaria. Y en efecto, El Chino Santiago junto con otro comunista Lázaro Arias “Lachi” fueron delegados al séptimo Congreso del PCS, en donde se decidió, luego de largos debates, la incorporación del PCS a la lucha armada en el año 1979.En el caso de Michel cuando solamente rondaba 35 años de vida y había aportado un invaluable aporte al proceso de lucha contra la dictadura, a eso del mediodía, del 17 de septiembre de 1980, con lujo de barbarie y con la presencia de los vecinos, fue asaltado su despacho jurídico por los escuadrones de la muerte habiendo dejado, tres días después, su cuerpo en el Playón, jurisdicción del municipio de San Juan Opico, el 20 de septiembre de 1980.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: