web analytics
jueves , 14 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » Centroamérica tendrá voz si se presenta unida en COP-23: Thomas Hirsch
Centroamérica tendrá voz si se presenta unida en COP-23: Thomas Hirsch
Thomas Hirsch, asesor en Política Climática y Derechos Humanos. Foto Diario Co Latino/ Ludwin Vanegas

Centroamérica tendrá voz si se presenta unida en COP-23: Thomas Hirsch

Gloria Silvia Orellana
@SilviaOrellana

Thomas Hirsch, experto alemán de ClIMATE & DEVELOPMENT ADVICE, comentó que la firma del Acuerdo de París y la salida de Estados Unidos de estas negociaciones, son los próximos desafíos a escala mundial, que deben ser superados para disminuir las Emisiones de Gas Invernadero (GEI). De esto y otros retos habló, en exclusiva para Diario Co Latino.

– ¿Cuál es el estado de las negociaciones?

La entrada en vigor del Acuerdo de París, el año pasado, fue una gran sorpresa y una buena señal, cuando anunciaron en París, Francia en el año 2015; todo el mundo fue de la opinión que se necesitaba alrededor de cuatro años, para que todos los países a nivel nacional aprobaran este acuerdo, pero al final costó menos y esa es una señal muy fuerte y buena porque había mucho momento político y que la mayoría de gobiernos tomaran el Acuerdo de París, como algo muy importante, es como para compararlo con el Protocolo de Kyoto, aunque este costó seis años, luego de la entrada en vigor.

– ¿Qué analizan de la posición y anuncio del presidente Donald Trump?

Hasta el momento es solo un anuncio del presidente Trump, de retirarse del Acuerdo de París, el primero de junio … esa es una señal que definitivamente hace las cosas más complicadas por un lado, pero por otro, sirvió para fortalecer la unidad de los otros países que declararon de inmediato que seguirían con su compromiso.

La idea de Trump es renegociar el Acuerdo de París, pero ningún país del mundo aprobó esta idea. Ni los siete países más desarrollados (G-7) que tuvieron su cumbre anual.

En sus declaraciones posteriores al anuncio de Trump dijeron que no iban a renegociar, y un mes después, en julio durante la Cumbre del G-20 que incluye a China y la India también dejaron muy claro que no van a renegociar.

– ¿Pero hay impacto o no con este anuncio?

Solo es un anuncio… pero existe un punto legal, y es que los Estados Unidos no podrían renunciar al Acuerdo de París, bueno no antes del 4 de noviembre de 2020 por ley internacional, o sea, no se puede salir antes. Y recordemos el 4 de noviembre de 2020, precisamente es el día donde habrá elecciones presidenciales en los Estados Unidos.

¿Qué pasó con los Estados Unidos luego de esta declaración del presidente Trump?, en el mundo no existe apoyo para esta decisión, ni en los Estados Unidos mismo, es interesante observar que los gobernadores de los Estados federales más importantes como California o Nueva York , declararon que seguirán implementando el “Acuerdo de París”, nos les importa lo que diga el presidente Trump.

Existe una unidad fuerte de grandes ciudades, hasta sus alcaldes han opinado lo mismo, ellos van a continuar aplicando las medidas y a nivel de las empresas son variadas, el sector del combustible fósil está de acuerdo con el presidente Trump, pero otras grandes empresas como Apple, TESLA, IBM han declarad que siguen apoyando el “Acuerdo de París”, entonces, eso es mucho conflicto dentro de los Estados Unidos.

– ¿Cree que exista un cambio en la postura de los Estados Unidos?

Yo espero que sí, ese anuncio va a cambiar por la transición de los Estados Unidos, que es una industria basada en la energía fósil y pase a una energía renovable y más que todo, desde un punto de vista económico. La energía fósil es mucho más cara y peor que la energía renovable y esto es una cuestión de competencia y si la energía renovable crece cada año, es precisamente la razón de su éxito, no es la política, sino su competencia su dominio que es efectiva y fuerte.

– ¿Qué otras amenazas acechan al Tratado de París?

El problema o desafíos grandes que veo son dos: financiamiento para países en camino de desarrollo y las negociaciones mismas. Existe un compromiso de París de apoyar a estos países con cien mil millones de dólares a partir del año 2020, es un compromiso de países industrializados y parte de los compromisos, pero sin los Estados Unidos sería mucho más complicado movilizar los fondos, por la brecha financiera de riesgo y en este campo es muy importante que los países en vías de desarrollo expresen muy claramente su posición y por supuesto que los países ricos cumplan con los acuerdos.

El segundo problema, es sobre las negociaciones que ahora tenemos, y que los Estados Unidos no apoya el acuerdo, pero seguirá participando en las negociaciones, recordemos no pueden salirse antes del año 2020.

A lo mejor, mandan una delegación que no hacen nada, y que las negociaciones se hagan lentos o de manera pasiva en el desarrollo de sus contenidos, ese sería el peor escenario y que pondrían en gran riesgo la próxima cumbre el clima del próximo noviembre en Alemania.

– ¿Cómo queda Centroamérica que no logró ser declarada zona vulnerable del planeta?

América Central es una de las zonas más vulnerables, es una zona con países pequeños y vulnerables, que de no reunirse en las negociaciones para dar más importancia a sus situaciones no tendrán voz.

Si El Salvador viene con una delegación de cinco personas para negociar, Arabia Saudita se presenta con 300 abogados expertos, y esto es lo mismo, con los otros países de América Central, cada uno por sí solo no tiene voz.

Entonces, lo mejor es que Centroamérica trabaje en conjunto. Hasta los últimos dos años han tratado de unir a la región y venir con posiciones en conjunto, pero cuando cada uno tiene su rol en las negociaciones, al final los resultados no se ven, por lo menos no muy fuertes.

– ¿Cuáles serían las acciones para Centroamérica?

La unidad debe ser una prioridad para América Central, para que se beneficie y de una manera más fuerte e influya en los detalles del Acuerdo de París, eso significa que se tiene que superar en la región la política y la ideología, que son muy fuertes y siempre es un tipo de política y lucha ideológica, y eso puede tener sus razones, pero al final, la gran amenaza es el cambio climático, que es para todos, entonces, hay que trabajar juntos, sino, no veo mucho resultados para Centroamérica.

América Central fue muy clara en su demanda de delimitar el aumento de la temperatura a 1.5 y no pase a 2 grados, y con mucha razón porque la región es muy vulnerable.

El documento de París tiene 16 páginas y no incluye todos los detalles que he mencionado, entonces estamos en el espacio para definir estos detalles, como reglas de transparencia que aseguren que todas las partes cumplan sus estipulaciones, obligaciones, el inventario global que todos los países tienen que pasar durante cinco años.

– ¿Un equipo multidisciplinario con expertos de los gobiernos centroamericanos?

Sí, es importante la unidad, la calidad técnica, la capacidad de negociación de los que sean enviados, o sea tienen que ser personas expertas y deben trabajar estrechamente con los otros grupos vulnerables, he visto como los países de las pequeñas islas trabajan con otros grupos vulnerables.

Mientras el SICA de Centroamérica no es un grupo muy visible y la gran división por la división ideológica de los gobiernos, entonces, casi nunca trabajan en conjunto y es una división que en cierto nivel se nota.

– ¿Quiénes deben acompañar a los gobiernos?

Son los gobiernos mismos, pero el SICA, el PARLACEN junto a otros organismos como la iglesia Luterana u Onges, pueden construir un apoyo con los que tienen que negociar buscando la unidad, el compromiso a nivel de los países centroamericanos. Se necesita liderazgo y El Salvador para mí, es una de las naciones que tienen más interés en este tema, es un camino difícil para implementar el Acuerdo de París, se necesita mucho más movilización de los distintos grupos de la sociedad hasta la empresa privada en el cambio de la matriz energética y sector agrícola para limitar el aumento de la temperatura.

Las iglesias también deben participar porque es una cuestión de justicia generacional y es una cuestión de ética.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: