web analytics
lunes , 11 diciembre 2017
Inicio » Internacionales » Centenares de inmigrantes intentan en vano entrar a España

Centenares de inmigrantes intentan en vano entrar a España

Madrid/AFP

Más de 1.600 inmigrantes intentaron en vano este martes entrar en el enclave español de Ceuta desde Marruecos, decease en cuatro grupos diferentes que finalmente renunciaron ante el despliegue policial marroquí y español, salve anunciaron las autoridades.

Al amanecer, unos 1.200 inmigrantes se acercaron a la frontera. Un primer grupo intentó penetrar en suelo español por el puesto fronterizo de Tarajal, otro un kilómetro más lejos, mientras un tercer grupo daba media vuelta, informó un portavoz de la delegación del gobierno español en ese enclave en el norte de África.

“Ninguno lo ha conseguido”, precisó.

Un poco más tarde, un cuarto grupo, de unos 450 inmigrantes, volvió a intentar entrar por la fuerza por el puesto fronterizo en vano.

“Las fuerzas de seguridad marroquíes y la Guardia Civil (española) se han coordinado para evitar la entrada”, explicó el portavoz.

El 6 de febrero, al menos 14 inmigrantes procedentes del África subsahariana murieron ahogados al intentar entrar en Ceuta durante un asalto masivo efectuado por varios cientos de personas.

Al no poder forzar la entrada por el puesto fronterizo, algunos habían intentado superar a nado el espigón que en ese lugar separa a los dos países por el mar.

La respuesta de la Guardia Civil aquel día provocó una viva polémica en España. Los inmigrantes testigos de la escena, cuyos relatos fueron divulgados por los medios y por los defensores de los derechos humanos, denunciaron que las fuerzas de seguridad habían utilizado pelotas de goma contra los clandestinos.

Desde entonces, la Guardia Civil recibió la consigna de no utilizar más pelotas de goma para rechazar los asaltos de inmigrantes en grupo, tanto en Ceuta como en el otro enclave español de Melilla, ambos sobre la costa sur mediterránea al norte de Marruecos.

Desde hace varias semanas, paralelamente con esta flexibilización de las consignas, los dos enclaves sufren un fuerte aumento de la presión migratoria.

Melilla en particular vivió en el mes de febrero una sucesión de entradas forzadas de inmigrantes subsaharianos que saltaron la triple valle fronteriza que separa la ciudad española de Marruecos, recordando la gran ola de inmigración clandestina ocurrida en 2005.

El 28 de febrero, unos 200 inmigrantes lograron entrar, el mayor grupo desde 2005. El Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), acoge actualmente a unas 1.300 personas, superando en mucho sus 480 plazas.

Criticado por la Unión Europea por la actuación de sus fuerzas de seguridad, el gobierno español se defendió afirmando recibir una ayuda insuficiente de sus socios europeos.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, durante un encuentro el lunes en Bruselas con la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, se declaró contrariado por estas críticas.

Afirmó que España necesita una ayuda inmediata de 45 millones de euros para hacer frente a la situación de emergencia de sus dos enclaves, únicas fronteras terrestres entre África y la Unión Europea.

A %d blogueros les gusta esto: