web analytics
miércoles , 13 diciembre 2017
Inicio » Proyecto Cultural Sur Vancouver » CARTA DE TITO ALVARADO PRESIDENTE INTERNACIONAL DEL PC-SUR

CARTA DE TITO ALVARADO PRESIDENTE INTERNACIONAL DEL PC-SUR

PROYECTO CULTURAL SUR INTERNACIONAL

Desde el alma de todos los que conformamos Sur en los 23 países del mundo, un profundo dolor nos invade ante tanto desastre que en resumen castiga a la clase de menos recursos económicos.

Queridas hermanas, queridos hermanos

Esta carta no la quiero escribir, pero no tengo opción. O estamos o no estamos. Entonces no me queda otra opción que enfrentar el vacío y poner mi sentir por Puerto Rico.

A un viento terrible con sus desastres se le agrega otro más terrible aún. Primero fue Irma, ahora fue María. Una de sus consecuencias ha sido un apagón en toda la isla. A quienes no hayan sufrido nunca el azote de un Huracán les pido se imaginen el rugir del viento, el caer del agua, con su arrastre de escombros. A la peregrina posibilidad de moverse afuera solo queda sufrir el paso del huracán guarecido en algún improvisado refugio. Para colmo se corta la luz, no es asunto de esperar que unos avezados electricistas vayan al lugar del problema y restituyan el servicio, sin duda se trata de efectos múltiples y a la velocidad con que corría el viento, reponer la electricidad era imposible.

¿Cuántas horas duró el desastre? ¿En qué se refugiaron nuestros pensamientos? No lo sabemos, sí sabemos que ahora vienen los lamentos, las justificaciones y la tarea colosal de reponernos de esta angustia, de este desastre.

Si miramos en pequeño, se trata de algo que pronto será recuerdo; si miramos en perspectiva de futuro, es el momento exacto para hacer las cosas de distinta manera. Cambiar la forma de relacionarnos entre nosotros, cambiar la forma de relacionarnos con la naturaleza.

Ruego a todas y todos mirar de frente la realidad y ponernos en la tarea. Lo que era impensable, ahora ocurre. Muchos políticos del desatino están en lo mismo de siempre, sin implicarse en las soluciones de largo aliento.

Desde el trabajo cultural podemos asumir el desafío de adelantar una revolución cultural para barrer con todo lo que no sea útil a la civilización y a la vida toda.

Le dejo un enlace con algo más sobre uno de los terremotos en México.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: