web analytics
martes , 26 septiembre 2017
Inicio » Opiniones » Carta a la Sala

Carta a la Sala

@arpassv

Honorables Magistrados de la Sala Constitucional:

La Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET) pretende asignar varios canales de televisión abierta y otras frecuencias radioeléctricas, viagra a través del procedimiento de subasta al mayor postor. Hecho que está generando un rechazo nacional creciente.

La subasta, como mecanismo para asignar espacios del espectro radioeléctrico y la mayor oferta económica como criterio para otorgar concesiones de radiodifusión, es excluyente, antidemocrática y contraria a los estándares internacionales sobre libertad de expresión. Al respecto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sostiene que “las subastas que contemplan criterios únicamente económicos o que otorguen concesiones sin una oportunidad equitativa para todos los sectores son incompatibles con la democracia y la libertad de expresión e información garantizados en la Convención Americana sobre Derechos Humanos y la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión”.

Por eso, Honorables Magistrados, el 23 de agosto de 2012 les presentamos una demanda de inconstitucionalidad contra  los artículos 80, 81, 82, 83, 84, 85 y 100 de la Ley de Telecomunicaciones que establecen la subasta para la asignación de frecuencias del espectro radioeléctrico para radiodifusión. Dicha demanda plantea con argumentos contundentes que la subasta violenta los principios constitucionales de igualdad, libertad de expresión, orden económico con justicia social, prohibición de prácticas monopólicas y prevalencia de los tratados internacionales sobre las leyes secundarias.

La demanda fue admitida, pero hasta hoy no han emitido una sentencia definitiva. Ustedes tampoco admitieron la medida cautelar solicitada, que consistía en suspender la asignación de frecuencias y canales radioeléctricos por subasta mientras se resuelve la demanda.

Dicha omisión mantiene vigente a la subasta como mecanismo de asignación de concesiones, y por eso ahora estamos frente al grave atentado contra la libertad de expresión y la democracia que significa la subasta de seis canales de televisión abierta y otras frecuencias radioeléctricas. Por tal razón, les solicitamos respetuosamente que resuelvan con prontitud la demanda en mención y contribuyan a detener este asalto al derecho a la comunicación y a la posibilidad de construir un modelo de medios más democrático.

Apelamos a su talante democrático y a su vigilancia del respeto a los principios constitucionales, Honorables Magistrados. Las frecuencias del espectro radioeléctrico no son mercancías que se entregan al mayor postor, sino bienes públicos vinculados a la libertad de expresión y a la democracia que deben ser distribuidas con criterios de equidad e inclusión.

A %d blogueros les gusta esto: