web analytics
viernes , 24 noviembre 2017
Inicio » Opiniones » Caprichos políticos en el comentario

Caprichos políticos en el comentario

Salvador Ventura

Cuando los representantes del gobierno entrante convocan a un dialogo amplio con distintos sectores de la vida nacional, ampoule están buscando puntos en común para discutir, llegar a acuerdos y a mínimos consensos para construir una agenda de país o al menos irle encontrando solución a los grandes problemas.

Por eso no tienen sentido las críticas o aseveraciones de El Diario de Hoy cuando en su Nota del Día, publicada el lunes 12 de mayo del año en curso, afirma: “No se puede comprender como funciona una maquila sin sentarse con los responsables de administrarla, hacerles muchas preguntas y evaluar sus respuestas…” Más adelante expresa: “Encerrarse en sí mismos cuando no hay experiencia en el mundo real, no el imaginario que pintan la propaganda y los ‘libros sagrados’, entre ellos Das Kapital, lleva a terribles decepciones y fracasos, como el colapso del suministro de alimentos y bienes a los venezolanos por las políticas del chavismo”.

El gobierno no ha sido elegido para administrar fábricas, ingenios azucareros o manejar la contabilidad de los bancos, su función es posibilitar mediante una legislación adecuada y reglas claras la inversión nacional y extranjera, alentar la producción y favorecer las transacciones comerciales.

El gobierno debe velar por el cumplimiento de las leyes, verificar el entendimiento entre patronos y trabajadores, cobrar los impuestos directos e indirectos, verificar la calidad de los productos y el cobro adecuado de los mismos, como ha sucedido al entrar en vigencia la Ley de Medicamentos.

Las autoridades entrantes han mostrado mucha apertura al escuchar a los pequeños, medianos y grandes empresarios, a los representantes de los distintos partidos políticos, a organizaciones sociales, a dirigentes sindicales y campesinos, apenas son los primeros acercamientos, pero sin duda una muestra de privilegiar el diálogo.

No se “han encerrado en sí mismos”, como insinúa el editorialista de este medio de publicidad o de propaganda al servicio de una tendencia política, es decir Arena, como se ha demostrado a lo largo de los años, cuando jamás criticó a investigó la enorme corrupción que caracterizó a sus cuatro gobiernos.

El presidente electo, profesor Salvador Sánchez Cerén, ha sido claro al expresar: construiremos una vida mejor para todos los salvadoreños, no importaremos modelos o sistema alguno, “nuestro gobierno estará basado en una identidad propia, en las necesidades más apremiantes y en la urgencia de alcanzar el progreso y el desarrollo sostenido”.

En ningún momento se habla de “imaginarios” o de “libros sagrados” como El Capital de Carlos Marx “como pinta la propaganda”. Como lo hemos dicho en reiteradas ocasiones, El Diario de Hoy, falta a la ética profesional al mentir descaradamente y distorsionar las informaciones para atacar al gobierno y confundir a la población.

El editorialista de este medio en su odio visceral e ideológico contra el FMLN y las corrientes progresistas del pensamiento, no tiene empacho alguno en deformar la realidad y en superar esos límites de la obligación de decir la verdad y mantenerse leal a la confianza de sus mismos lectores.

No respeta las mismas reglas que dice defender como la libertad de expresión o ser exacto en la transmisión de los hechos, muy pocas veces, quizás nunca, ha rectificado de sus graves acusaciones, ni mucho menos ha concedido derecho de respuesta a las personas naturales o jurídicas agraviadas por sus comentarios o noticias.

El Diario de Hoy miente descaradamente al acusar de “agitación” y de “buscar entendimientos con los dogmas”, el primer gobierno del FMLN estableció desde un principio mesas de diálogo con la presencia de distintos sectores, nunca impuso “sus reglas” ni trató de sacar provecho de su posición política.

La realidad y la veracidad de los hechos es violada continuamente por este medio de difusión por proporcionar noticias falsas (por acción) y al guardar silencio acerca de un acontecimiento (por omisión) como la reducción de la mortalidad infantil, la deserción escolar o el aumento de la consulta externa en los hospitales, sólo para citar tres ejemplos. Los próximos cinco años serán lo mismo: El Diario de Hoy atacando y falsificando las obras del segundo gobierno del FMLN, siguiendo la agenda partidaria de Arena y tratando de confundir a la población, sobre todo con esa prédica del Socialismo del Siglo XXI y del fracaso de los proyectos históricos de las fuerzas de izquierda en América Latina.

Un comentario

  1. yo por eso ni veo ni leo “EL MENTIROSO DE HOY”porque estos primero son areneros y despues el salvador,!si queda algo !fueron encubridores de los robos y corrupcion de ARENA,ANEP,FUSADES Y DEMAS MAFIA !

A %d blogueros les gusta esto: