web analytics
viernes , 20 octubre 2017
Inicio » Opiniones » Candidato viejo con nuevo

Candidato viejo con nuevo

renemartezpi@yahoo.com*

renemartezpi@yahoo.com*

René Martínez Pineda
@renemartinezpi
renemartezpi@yahoo.com*

Disculpe, healing señor candidato –le dijo, la reportera, abriéndose campo con el micrófono en el Mar Bravío de pastillas azules, cabezazos fétidos, sobacos chimuelos y perjúmenes caros de quienes acababan de oír la presentación del programa de gobierno del candidato presidencial de derecha de un país que había hecho desde el siglo XIX: de Washington, la sede de su poder ejecutivo; del servilismo internacional, su política exterior nacionalista; de las ollas de fritada, su plan de nación; del anticomunismo envuelto en huevo, su plato típico. Disculpe, insistió: ¿Puede responder unas preguntas para ilustrar a nuestros televidentes que ven televisión? El candidato, encasquetándose un gesto de modelo desvelada le contestó que sí, claro que sí, mi Flor Salvaje, mientras se pasaba el pañuelo por los dientes para tener una sonrisa blanca e inodora, como la de los odontólogos pudientes.

Señor candidato: la izquierda de Insensato Corazón dice que el desempleo es el peor problema que, por histórico, aqueja a la patria, y que su partido tricolor lejos de resolverlo lo empeoró en sus casi doscientos años de gobierno, por lo que no se puede resolver de la noche a la Viva la Mañana. ¿Qué opina? El candidato, arrebatándole el micrófono y, pensándolo por un momento, respondió: querido pueblo, este es para mí un Caso Cerrado; ya he dicho que las variaciones variantes en el uso de los factores tridimensionales de la producción productiva son una de las causas generadoras del crecimiento del PNB real y, por tanto, un elevado crecimiento del PNB sin que se meta la PNC con su PVC, acompañado del rezo en ayunas, deben propiciar, de forma propicia, una disminución del desempleo. Que ¿de dónde saco esa tesis, mi Niña Amada Mía? Simple, querido pueblo popular: la Ley de Okun, combinada con el principio de la Viuda de Blanco, dice muy claro (y me extraña que lo pregunte) que por cada 2.5 puntos porcentuales en que la tasa de crecimiento del PNB real se mantenga, durante un año, dos meses y tres días por encima de la tendenciosa tendencia, la tasa de desempleo descenderá para abajo un punto porcentual… y yo soy el único, el único que puede lograr ese efecto en el Mar de Amor de la patria que se alimenta de la sangre derramada de quienes quisieron tocar el cielo con las manos sucias y por eso unamos sudor y sangre.

Pero señor candidato, según cifras del PNUD (y las profecías de mi abuelito que siempre creyó que no son necesarios los abogados ni los que pronostican mal hasta el clima del día anterior): la economía del país no va a crecer a ese ritmo. ¿Entonces? Entonces, queridos ciudadanos… ¡ya se jodieron ustedes! porque no va a haber más empleo y la miseria será su Corona de Lágrimas.

¿Y de la inflación? ¿Qué puede decir de la inflación? –preguntó, la reportera, mientras el candidato continuaba saludando a la multitud que, pagada con dinero taiwanés, lo vitoreaba con la foto de Monseñor en una mano y la del Mayor en la otra. Queridos hermanos cercanos: la política expansiva del cosmos y de la demanda agregada tienden a generar inflación, porque lo realmente importante para el país es que los ricos sean cada vez más ricos y los pobres sean cada vez más pobres, porque sólo así podrán ser destinatarios asignados como el Pobre Pablo. Y eso ¿qué significa, señor candidato? Significa, queridos correligionarios, que el precio de todas las cosas va a seguir subiendo para arriba Hasta que el Dinero nos Separe y, antes de terminar la idea, la reportera interrumpió para preguntar: ¿qué va a pasar si los precios siguen subiendo? y el candidato, besando de lejos a un niño que le pusieron en el camino, dijo –poniendo sonrisa de tinterillo- que: si siguen subiendo, Mi Gorda Bella, vamos a llegar a la luna.

Y entonces ¿qué debe esperar el pueblo si usted, que tiene experiencia en pozos de agua, no gana la presidencia? Queridos fanáticos que viven y aman el fútbol y las donaciones amañadas: si yo no gano la presidencia, les prometo que La Venganza será que haré realidad las curvas de Phillips y las de la General Electric y van a ver cómo se describe una relación entre el desempleo y la inflación inflacionaria que nos dirá que cuanto más mayor es la tasa de desempleo, más menor es la tasa de inflación lo que, en palabras fáciles significa que, de todos modos, gane o pierda, los jodidos van a ser ustedes porque quienes mandan en el país son mis patrones, que son los verdaderos Herederos del Monte -dijo, mientras lanzaba besos a diestra y siniestra sin dejar de ver al hombre gris que le estaba haciendo una Mirada de Mujer.

¿Y la pobreza? ¿Cómo piensa resolver el problema de la pobreza, mi candidato, si mientras ha gobernado la clase social a la que usted sirve esa siempre ha sido una constante? Sé que me haces esa pregunta mal intencionada porque te crees La Tayson, le dijo, a la reportera, para luego gritar: Queridos compatriotas de la patria, ustedes son pobres porque quieren, cabrones, y no porque el sistema de libre mercado sea malo. Ustedes son pobres por pura ignorancia matemática, ya que no se han dado cuenta que la función de consumo implica, implicatoriamente, que en los niveles más bajos de renta, el consumo es mayor que la renta, mientras que en los niveles elevados, el consumo es inferior a la renta y eso se traduce en ahorro, y el ahorro en riqueza, y la riqueza en más riqueza, y la más riqueza en pobreza para ustedes. Por lo tanto, ustedes son pobres por pendejos (aunque esta palabra fue tapada por un piiii tardíamente editado) y porque son unos despilfarradores, ya que para ustedes el pisto es un Dinero Maldito que le regalan a La Prepago. Esa va a ser mi política de combate a la pobreza: hacer que la gente consuma menos de la renta que percibe, empezando por una seria y macroeconómica disminución en las bastedades de comida que a diario tragan y, para ello, les voy a regalar, a todos y cada uno de ustedes, un ejemplar de “El Coronel no tiene quién le escriba”, pero les mejoraré el vaso de leche porque les daré leche de cerdo, para que siempre anden con la cabeza agachada.

A %d blogueros les gusta esto: