web analytics
lunes , 20 noviembre 2017
Inicio » Internacionales » Candidato de Trump al departamento de Justicia se defiende de acusaciones de racismo

Candidato de Trump al departamento de Justicia se defiende de acusaciones de racismo

Por Ramon Sahmkov

Washington/AFP

El candidato de Donald Trump como próximo secretario de Justicia negó las “falsas” acusaciones de racismo, en una agitada audiencia de confirmación este martes en la que se mostró favorable a eliminar la protección de la deportación a indocumentados.

El senador Jeff Sessions, de 70 años, se mostró contrario a prohibir la entrada de musulmanes a Estados Unidos -una medida alguna vez sugerida por Trump durante la campaña-, rechazó la tortura, y defendió mantener en pie la prisión de Guantánamo, a su juicio, un “sitio seguro para encerrar a prisioneros”.

Personalmente opuesto al aborto y el matrimonio igualitario, prometió no obstante que respetaría las decisiones de la Corte Suprema sobre esas materias.

Objetado por grupos de derechos civiles, Sessions fue el primero del equipo de nominados por Trump en acudir a la audiencia ante sus pares demócratas y republicanos del Senado.

Pero este abogado y exfiscal federal rápidamente salió a defender, ante una abarrotada Comisión de Asuntos Judiciales de la cámara alta, su controvertida historia con los derechos civiles, que amenaza con cerrarle la puerta a la primera oficina judicial del país.

“Esas acusaciones son detestablemente falsas”, apuntó en referencia a señalamientos de haber hecho en los años 80 comentarios degradantes hacia personas negras y de tener simpatía por la organización racista Ku Klux Klan (KKK). Esas acusaciones sepultaron su nominación a juez federal en la década de 1980.

En su defensa, Sessions citó su involucramiento en varios casos de derechos civiles, incluyendo uno en el que logró la condena de un miembro del KKK por asesinar a un joven negro, cuando era fiscal federal en Alabama, un estado exsegregacionsita.

“Entiendo profundamente la historia de derechos civiles y el impacto terrible que la discriminación incesante y sistemática (…) han tenido sobre nuestros hermanos y hermanas afroestadounidenses”, declaró, reconociendo también “los reclamos de justicia e igualdad de la comunidad LGBT”.

Contra indocumentados

Pero una docena de manifestantes inyectaron tensión en la sala del Capitolio en Washington, incluyendo dos hombres disfrazados de militantes del KKK –con capucha y túnica–, expresando su rechazo tanto al nombramiento de Sessions como al próximo gobierno de Trump.

“No a Trump, no al KKK, no a unos Estados Unidos fascistas”, gritó un hombre.

En el Senado desde 1997, Sessions votó en contra de un proyecto bipartidista de reforma migratoria y contra una ley sobre la violencia contra la mujer.

En esta sesión maratónica, que terminó tras más de diez horas y fue transmitida a ratos por las cadenas de noticias, Sessions se mostró duro contra la inmigración clandestina, prometiendo “enjuiciar a aquellos que repetidamente violan nuestras fronteras”.

También consideró “constitucional” anular la orden del presidente Barack Obama que protege de la deportación a los “dreamers”: más de 700.000 jóvenes llevados ilegalmente al país por sus padres indocumentados, aunque no detalló que pasaría con ellos luego.

Sessions fue el primer senador en apoyar la candidatura presidencial de Donald Trump, y dio su total respaldo al plan del presidente electo de construir un muro en la frontera con México.

Decir “no” a Trump

Con respecto a la amenaza de Trump -que retiró tras las elecciones- de perseguir judicialmente a Hillary Clinton, Sessions ni prometió ni descartó futuras investigaciones sobre los correos electrónicos o la fundación de la excandidata demócrata.

Pero “lo correcto sería recusarme de cualquier investigación que involucre a la secretaria Clinton”, declaró el senador.

“Este país no castiga a sus enemigos políticos, pero este país garantiza que nadie esté por encima de la ley”, afirmó.

En todo casó se mostró dispuesto a contener cualquier exabrupto de Trump.

El fiscal general “debe estar dispuesto a decirle ‘no’ al presidente si se sobrepasa” en sus funciones, dijo Jeff Sessions.

El grupo American Civil Liberties Union, que prestará un testimonio el miércoles en la continuación de la audiencia, advirtió que “la historia de hostilidad hacia los derechos civiles” de Sessions amerita un escrutinio pormenorizado.

Pero su confirmación a uno de los puestos más importantes del Ejecutivo estadounidense está casi garantizada: en una votación aun sin fecha solo requiere la mayoría simple del Senado, donde los republicanos controlan 52 de los 100 escaños.

Además de los tribunales, el secretario de Justicia supervisa la policía federal (FBI), la oficina de alcohol, tabaco, armas de fuego y explosivos –una poderosa agencia federal conocida por su acrónimo, ATF–, las prisiones y el United States Marshals Service, una agencia federal encargada de la búsqueda de fugitivos.

En otra audiencia de confirmación, el candidato de Trump para la cartera de Seguridad Interior, John Kelly, abogó por una “mayor asociación” de Estados Unidos con países en América Latina para combatir el narcotráfico y mantener la seguridad en su frontera sur.

A %d blogueros les gusta esto: