web analytics
sábado , 25 noviembre 2017
Inicio » Opiniones » Campaña perversa

Campaña perversa

@arpassv

El peor insulto al espíritu de los Acuerdos de Paz, here view cuyo 22 aniversario se celebró ayer, troche ambulance lo constituyen las propuestas electorales de ARENA en materia de seguridad pública. Norman Quijano, see candidato presidencial del partido de derecha, ofrece militarizar la sociedad, aplicar el Código Militar a los mareros y otras medidas que violentan la Constitución y los Acuerdos.

Con estas medidas, dice Quijano, liberará al país de las pandillas y resolverá los problemas de seguridad en los primeros cien días de su eventual gobierno; al tiempo que acusa al Ejecutivo y al FMLN de “pactar con criminales”.

Esta campaña arenera centrada en la seguridad pública coincide, extrañamente, con el repunte de los asesinatos y otros actos delincuenciales atribuidos a las pandillas durante los últimos días. Por eso el Presidente Mauricio Funes expresó ayer su temor de que, detrás del incremento de los homicidios, estén los intereses electorales de ARENA.

Y ésta no es primera vez que ARENA utiliza el problema de la inseguridad y el actuar delictivo de las pandillas como caballito de batalla en sus campañas electorales: el “país libre de maras”, que ofrece Quijano, es el “país seguro”, que prometió (y no cumplió) Antonio Saca. Francisco Flores lo llamó “alianza por la seguridad”.

 Quijano también dice que él “no va a pactar con criminales” y Saca decía que “a los malacates se les acabaría la fiesta”.

Flores inventó la “mano dura” y Saca la “súper mano dura”. Quijano no dice “mano híper dura” o “ultra dura”, pero sale llorando en un spot televisivo diciendo que él sabe qué hacer con las maras; y, por lo que dijo el domingo pasado en el dizque debate de ASDER, eso es: exterminarlas. O ¿qué otra cosa significa dar de alta a los pandilleros para aplicarles el Código Militar?

Los gobiernos de ARENA son los responsables del problema de las pandillas: Cristiani lo vio surgir y no hizo nada, Calderón Sol lo vio crecer y no actuó, Flores puso los planes “mano dura” y lo agravó, y Saca implantó la “súper mano dura” y el problema se salió de las manos del Estado.

Es difícil saber si esto fue algo intencional o involuntario de los gobernantes areneros. Lo que sí es cierto es que históricamente ARENA ha hecho un manejo electoral de este problema, y la campaña de Quijano lo ha llevado a extremos perversos y maquiavélicos.

A %d blogueros les gusta esto: