web analytics
martes , 21 noviembre 2017
Inicio » Suplemento Deportivo » Un brindis por la ausente
Un brindis por la ausente
Elmer Robles, Eliodoro Portillo y Agustín Ruiz intentarán liderar a la selecta en su anhelo por conquistar por primera vez la Copa Pilsener. Foto Diario Co Latino/David Martínez

Un brindis por la ausente

Santiago Leiva
@Santileij

La vitrina tiene reservado su espacio desde 2012 y este año, nuevamente, se le ha sacudido el polvo a los trofeos y se han vuelto a adecuar a la espera de la ausente: una esquiva Copa Pilsener que se niega a ir al santuario de la FESFUT.

Sí, la Copa Pilsener se ha vuelto un sueño “corrosivo” para El Salvador, un sueño que se lija y se limpia con solventes químicos, pero que nunca alcanza su brillo. Premios de consuelo son los que han quedado para la Azul playera en cuatro ediciones.

Hoy, de nueva cuenta, los “guerreros de playa” navegarán sobre la arena y esperan no encallar para llegar por primera vez al ansiado tesoro. Eso sí, como en las últimas tres expediciones, los marineros, capitaneados por Rudis Gallo, no tendrán fácil descifrar el mapa.

En esta ocasión, la arena de la Costa del Sol se viste de gala para recibir a Panamá, Ecuador y Tahití, tres huéspedes que serán incómodos para los intereses cuscatlecos. Los canaleros acaban de dar el campanazo en las eliminatorias mundialistas celebradas en Bahamas.

Incluso, fueron los panameños quienes acabaron con el sueño mundialista de los pupilos de Rudis Gallo y de un país que ve en la Azul playera la única embajadora de peso a escala mundial.

Del juego de Ecuador no se tiene mayor referencia, pero se conoce que será uno de los tres representantes de Suramérica en el mundial de Bahamas. Para agenciarse su boleto tuvo que dejar en el camino a Argentina.

Es Tahití el peso pesado de esta competencia. El cuadro oceánico ya organizó una copa del mundo y, hace dos años, peleó por el título de campeón mundial ante Portugal, por lo que se convierte en el gran favorito para alzarse con el trofeo.

Gallo, no obstante, tiene fe en que el maleficio se rompa de una vez por todas. “No va a ser fácil, pero existe la capacidad y calidad para llevarnos la Copa Pilsener”, dice.

La Historia

La Copa Pilsener arrancó como un experimento en 2012. Fue El Salvador el anfitrión y tuvo como invitados a Uruguay, Costa Rica y Guatemala. Fueron los chapines los campeones.

La segunda edición (2013), ya formalmente como cuadrangular, contó con la participación de Costa Rica, España y Paraguay. La Azul playera se impuso 3-2 a los ibéricos y 9-5 a los ticos; pero cayó 4-7 ante los guaraníes, que se erigieron como campeones.

Un año después, en 2014, El Salvador tuvo invitados de lujo. Vino Brasil, Inglaterra y Suiza, tres pesos pesados que enviaron a la Azul hasta el tercer puesto.

La armada de Gallo únicamente logró imponerse 5-1 a Inglaterra, luego cayó 5-7 frente a Suiza y 3-6 frente a los brasileños.

El año pasado (2016), El Salvador estuvo a punto de tocar el cielo, pero excomulgó a Portugal en los últimos minutos y terminó perdiendo el partido 3-4 y los portugueses se coronaron campeones. La escuadra cuscatleca había derrotado antes 4-2 a Estados Unidos y 7-3 a Argentina.

A %d blogueros les gusta esto: