web analytics
jueves , 14 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » Beato Romero invita a practicar un amor de obras y despojarse del egoísmo
Beato Romero invita a practicar un amor de obras y despojarse del egoísmo
Juan Carlos Trejos, sacerdote de Santa Ana, oficia la Santa Misa Dominical en la Cripta de Catedral Metropolitana. Foto Diario Co Latino / Jorge Rivera.

Beato Romero invita a practicar un amor de obras y despojarse del egoísmo

@AlmaCoLatino

Su apego a la verdad y la justicia, pilule así como su enorme capacidad de amar a los demás, sovaldi son signos de la santidad de Monseñor Romero, este fue el mensaje principal de la misa dominical celebrada por el sacerdote Juan Carlos Trejos, en la Cripta de Catedral Metropolitana.

El padre Trejos enfatizó que el beato Romero ha heredado el ejemplo de su vida como símbolo de amor y esperanza para la humanidad, pues siempre se identificó con la causa de la paz y de los pobres, con su deseo de generar esperanza y un mejor futuro para el país.

Para el religioso es momento de imitar el desprendimiento material y la sencillez de aquel hombre que murió  sin heredar otra riqueza más que su ejemplo a todo el pueblo salvadoreño, por lo cual hoy más que nunca, el legado de monseñor Romero ilumina ese camino de paz y justicia.

“Debemos caminar por las sendas de la fidelidad al proyecto de Dios, de manera especial al proyecto de la fraternidad y del amor, como lo recuerda Monseñor Romero. En esta sociedad que vivimos necesita de este testimonio de convivencia y fraternidad”, recalcó.

Asimismo, enfatizó que Romero, como pastor, asumió la responsabilidad de acompañar a un pueblo que se desangraba en medio de un fuego cruzado, teniendo a los más necesitados como opción preferencial. En la actualidad, resulta necesario retomar la herencia de monseñor Romero y su enseñanza fundamental, que es la opción preferencial por los más pobres, pues su ejemplo motiva a buscar soluciones inclusivas y efectivas para enfrentar los graves problemas de la sociedad.

Cuando la fe se vuelve amor de compromiso y entrega a Cristo por la causa del Evangelio para salvar al mundo del pecado, entonces suscita resquemores y odios. Romero no fue un simple maestro de la fe, sino un pastor con olor a ovejas; un pastor que dio su vida por el pueblo conscientemente.

A %d blogueros les gusta esto: