web analytics
viernes , 15 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » AZNAR ( José María )

AZNAR ( José María )

Francisco Herrera

Fue presidente de gobierno en su país y en esa calidad se encontró con el presidente Hugo Chávez, pharmacy en privado en el marco de un evento internacional. Hay que recordar que en una reunión de este carácter pronto se dejan a un lado las maneritas protocolarias pues lo que se busca es facilitar la palabra franca, y de ser posible arribar pronto a un tono de auténtica confianza entre “colegas”. Es en el curso de ese intercambio privado sobre los grandes problemas de nuestro continente, la desigualdad social principalmente, que el comandante Chávez, como para ilustrar con un ejemplo su visión sobre la lucha en favor de los más pobres, evocó en una corta frase el caso de Haití, país que como sabemos es en el mundo uno de los más depredados por el capitalismo, y el que desde hace mucho tiempo es clasificado año tras año por la Organización de las Naciones Unidas el país más pobre de nuestra América.

[Citemos entre paréntesis un par de datos a este respecto, de la ONU precisamente. El 70 por ciento del ingreso nacional haitiano está en manos del 10 por ciento de la población. Que es como decir que si de este lado tenemos 100 dólares y de este otro lado tenemos a 100 haitianos, 10 de estos 100 haitianos toman para ellos 70 dólares y los 30 dólares restantes se los reparten 90 haitianos. Si hacemos una operación aritmética sencilla vemos que a 90 haitianos les tocan 33 centavos de dólar a cada uno; y a 10, les tocan 7 dólares a cada uno; que es como decir que hay 90 haitianos (de cada 100) que ni siquiera al súper pueden entrar para comprarse un litro de leche cada uno, tal vez un caramelo, o una galleta, pero no el caramelo más la galleta… si tanto es que en el súper le vendan a uno un caramelito o una galletita al detalle. Y recordemos que la riqueza es nacional tal como en papel lo indica correctamente el dato estadístico; es decir de todos, y tal como en efecto en la realidad lo es, por ser todos que la producen, los unos trabajando en esto los otros en aquello, y esto no solo en Haití. Otro dato: 51 bebitos haitianos mueren, de cada mil que nacen. Y solo para comparar rápidamente: ahí enfrente, a unos pocos nudos de distancia de Haití está Cuba. Allí (en Cuba) la mortalidad infantil es de 4.76 por mil, dato de hace tres años. Otro dato: solo la mitad de la población sabe leer y escribir en Haití; en cambio ahí enfrente, en Cuba, el 99. 8 por ciento sabe leer y sabe escribir (o sea, en Cuba quizá solo los cubanitos que acaban de nacer mientras vamos leyendo esta columna no saben ni leer ni escribir). Comparemos dos datos más, el producto interno bruto per cápita (PIB per cápita) en Haití es de 1 300 dólares, el de El Salvador es de 7 700 dólares. Esto significa que un haitiano tiene en su bolsillo 1 300 dólares, en promedio y por año. Mientras un salvadoreño tiene 7 700, siempre en promedio y en un año. Si usted tiene acceso a internet, en su celular tal vez, puede encontrar los datos que acabamos de citar y muchos otros más, por ejemplo que Haití es el país más desforestado del planeta, y que nuestro país es el segundo].

Una precisión: Aznar es español y en su país fue presidente DE gobierno, como lo hemos escrito arriba; y no DEL gobierno. España no es república, es reino. Y el jefe de Estado es el rey, tienen rey los españoles, aun hoy. A una buena cantidad les revienta tener rey, ellos quisieran vivir en una república. El comandante Chávez fue hasta su muerte presidente de la república, de la República Bolivariana de Venezuela. Pero en el encuentro del que hablamos por supuesto que se trataban con Aznar de tú a tú, ambos eran presidentes, lo que desde el punto de vista práctico ya bastaba.

Hay que decir también que en Haití la gente tiene el don natural del arte, en pintura sobre todo. La pintura, digamos, es la gran habilidad nacional. Su música es de estilo caribeño por supuesto, como toda la música por ahí, hecha para balancear el cuerpo, al caminar por la calle incluso. En su historia los haitianos levantan con orgullo el hecho de haber sido en nuestra América el primer país en obtener (por las armas) su independencia, en su caso, de Francia. Tossaint-L´Ouverture es su héroe nacional, el que venció al ejército francés. En su mayoría son católicos pero practican también el Vudú, ceremonial propio de fuerte componente taíno (sus más antiguas raíces), y con mucho de cosmogonía africana. Hay que recordar a este propósito que los colonialistas españoles hicieron de lo que hoy es Haití uno de sus “puestos” más importantes en el negocio de esclavos africanos, fueron feroces en ese negocio. Esto porque buscaban oro, en toda nuestra América como sabemos, y lo encontraron, y se lo llevaron. Pero en Haití no lo encontraron, de ahí el negocio de negros africanos, para el cultivo de la caña por ejemplo. Cultivo en manos de extranjeros, desde fines del siglo XVII. Pintura, pues, y religión católica, y rituales vudú, y mitos africanos, y música, y bailes, y cantos hermosísimos en mezcla de voces siempre cantándole al amor y al universo o a un bebito en su cuna, en lengua taína, o en algún dialecto amasado en viejo francés-español: quizá… buscando vencer tanta amargura producida por el capitalismo. El pueblo haciendo civilización.

Pues bien, el comandante Chávez le exponía a Aznar sus ideas sobre cómo atacar, no la desigualdad y la miseria, sino el origen de la desigualdad y la miseria en nuestra América, al igual que desde su púlpito y con su lenguaje en sus homilías Monseñor supo hacerlo aquí. En particular, le decía el comandante a Aznar, compartir con los países latinoamericanos y caribeños el petróleo venezolano, que “no es sólo venezolano, que es de las entrañas de nuestra tierra latinoamericana y que por eso debe beneficiar a todos los latinoamericanos”, algo como un homenaje por lo concreto al Libertador Simón Bolívar. Como el primer paso en el camino para alcanzar nuestra segunda independencia nacional, la económica. Y fue entonces que el comandante mencionó a Haití. Y fue entonces, como saliéndole espontáneamente de lo hondo de su ideología, que Aznar le respondió “pero Chávez, tú sabes, los haitianos, ésos ya se jodieron”, así con esa palabra; quizá queriendo decir está bien eso de tu solidaridad pero con los haitianos ya no puedes hacer nada, “ésos ya se jodieron”. Hay a este respecto un dato muy importante, y es que al 95 por ciento los haitianos son negros; y Aznar de seguro que no es racista, y de seguro que es católico y va a misa y se persigna y reza el Padre Nuestro ahí en la misa. Es políticamente de extrema derecha, eso todos los españoles lo tienen sabido, a la derecha de su partido (el PP), del cual él es uno de los dirigentes. El novelista peruano Vargas Llosa es amigazo de él, y ya tenemos sabido lo que aparte de novelista es Vargas Llosa; otro amigazo es el colombiano Uribe, fascista de primera línea, y que fue presidente de su país, hoy opuesto radical a los esfuerzos del presidente Santos por alcanzar la paz con las FARC en Colombia.

Es a este Aznar José María que Dabú, el de la ANEP, le ha reservado el punto central en la agenda del ENADE de este año. Conferencia “magistral” es lo que Aznar viene a hacer en ese evento de Dabú. Aplausos.

P.S. No hemos logrado saber cuánto le va a pagar Dabú a su chero José María.

A %d blogueros les gusta esto: