web analytics
Martes , 19 Septiembre 2017
Inicio » Opiniones » Avanzando al futuro

Avanzando al futuro

Eugenio J. Ríos

El actual gobierno está a punto de cumplir su tercer aniversario y se apresta a revisar y actualizar la agenda de cambios tanto institucional como estructural, teniendo en cuenta el contexto social, económico y político en los que se desarrollará la gestión en los dos últimos años. De manera prioritaria se habrán de sentar los pilares de un novedoso modelo económico-social. Por el momento, el presidente Salvador Sánchez Cerén, tiene ya avanzado un acuerdo nacional sobre el contenido, alcance e implementación de la política de seguridad ciudadana y la lucha contra la violencia, la criminalidad y el narcotráfico. Este el principal problema que impide la paz social, la convivencia pacífica y el crecimiento económico.

Asimismo, el mandatario ya inició acercamientos con los representantes de los partidos políticos para abordar el tema fiscal que permita el fortalecimiento de las finanzas del Estado y el apartado de las pensiones, sobre todo la Reforma a la Ley de Fideicomiso de Obligaciones Previsionales, a lo cual respondió la ANEP con una demanda ante la Sala de lo Constitucional.

La gran apuesta de los fascistas es crear problemas serios al gobierno con una severa crisis fiscal para entorpecer los pagos a los jubilados, a los empleados públicos, paralizar los subsidios, los programas sociales y obras de infraestructura, en síntesis un golpe al corazón del proyecto histórico del FMLN.

A la mesa para tratar la situación fiscal y la Reforma a la Ley del Fideicomiso de Obligaciones Previsionales, asistieron los secretarios generales de los partidos políticos, con excepción del presidente de Arena, en su lugar llegó el diputado René Portillo Cuadra, quien se ha distinguido por sus constante ataques al gobierno.

No serán fáciles los dos años que restan al gobierno, la oligarquía no está dispuesta a ceder y lejos de ello, incrementará sus ataques y mantendrá su campaña mediática, acompañada por las sentencias de la Sala de lo Constitucional contra todo proyecto, al mismo tiempo arreciarán las protestas callejeras con los seudos sindicatos y grupúsculos a sueldo de Arena.

El gobierno por su parte debe intensificar su trabajo, concluir los grandes proyectos iniciados y multiplicar las obras en beneficio de la población, como la pronta y eficaz ayuda a las comunidades en riesgo, las campañas de vacunación, mayor protección al adulto mayor, a las mujeres y los niños y mantener una dotación de medicinas completas en los hospitales.

La modernización de la red vial debe seguir adelante, construyendo autopistas y pasos a desnivel en la zona metropolitana, San Salvador ha cambiado mucho en los últimos años, el sistema de transporte es más eficiente, hay un ordenamiento sistemático de vendedores ambulantes y más seguridad en las distintas comunidades.

El gobierno debe continuar con la apuesta al diálogo con los partidos políticos que quieran contribuir a la estabilidad del país, desechando a los agoreros y a las pitonisas del desastre, a quienes no les importa el colapso de la economía y el país salga perjudicado. Se debe garantizar bienestar y prosperidad a todos los salvadoreños. El gobierno del FMLN ha cometido errores mínimos, ha sabido administrar con eficiencia y honestidad los recursos del Estado, ahora la salud llega a los más apartados lugares del país, la educación es de mejor calidad, la deserción escolar ha disminuido y el programa de alfabetización es un éxito completo.

Los avances jamás serán reconocidos por los adversarios políticos, su cinismo e hipocresía no tienen límites, con todo la última palabra la tienen los salvadoreños si permiten que la oligarquía retome el Ejecutivo y detenga las transformaciones del Estado, y lo más grave que los corruptos de Arena vuelvan a hacer de las suyas.

A %d blogueros les gusta esto: