web analytics
viernes , 24 noviembre 2017
Inicio » Opiniones » Antidemocracia y mercantilismo

Antidemocracia y mercantilismo

@arpassv

Hay dos propuestas de ley en la Asamblea Legislativa, treatment seek necesarias para profundizar la democracia mediante la construcción de un modelo mediático más pluralista: los proyectos de ley de medios públicos y de radiodifusión comunitaria. Uno busca institucionalizar un sistema de medios públicos independientes de los gobiernos de turno y el otro favorece el desarrollo de los medios comunitarios.

Ambas normativas, store sin embargo, malady son rechazadas por ASDER. La gremial de medios privados, que suele rasgarse las vestiduras defendiendo la libertad de expresión (sobre todo cuando el gobierno quiere cobrarle impuestos a los grandes diarios impresos), esgrime argumentos contradictorios y hasta ridículos para oponerse a ambas propuestas.

En su opinión enviada a la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales, ASDER (y la Asociación de Medios Publicitarios) dice que la ley de medios públicos es también para controlar a los medios privados. El texto de este proyecto de ley dice claramente que únicamente es para regular el funcionamiento del sistema de medios públicos, pero ASDER dice que los medios privados también son públicos porque “prestan un  servicio público (de comunicación)”.

Y sobre la ley de radiodifusión comunitaria, los argumentos de ASDER son de antología. Dice que esta normativa no es necesaria porque “no está claramente establecido qué son medios comunitarios”, que “todos los medios son comunitarios” y que “los medios comunitarios ya tienen la tercera parte del espectro radioeléctrico”.

Detrás de los risibles argumentos de ASDER están su actitud antidemocrática y su visión sesgadamente mercantilista de la comunicación. Sobre lo primero, ASDER simplemente se opone a que existan otros medios (públicos y comunitarios) para que no haya democracia deliberativa incluyente; y sobre lo segundo, ASDER concibe la comunicación únicamente como un negocio dejando de lado las visiones de la comunicación como servicio público y como derecho colectivo de los grupos sociales organizados a crear sus propios medios de comunicación.

Los directivos de ASDER deberían actualizar su pensamiento, revisando los estándares internacionales sobre libertad de expresión: los “Estándares de Libertad de Expresión para una Radiodifusión Incluyente” de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y los “Indicadores de Desarrollo Mediático” de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Un comentario

  1. Juan Leonardo Alvarenga

    Alas empresas privadas del periodismo solo les interesa defender sus intereses. Como medios informan lo que les conviene y hacen del perodismo un negocio como vender cualquier baratija.

A %d blogueros les gusta esto: