web analytics
martes , 26 septiembre 2017
Inicio » Editorial » Accidentes de tránsito enlutan hogares salvadoreños
Accidentes de tránsito enlutan hogares salvadoreños

Accidentes de tránsito enlutan hogares salvadoreños

Aún y cuando en el presente año se registra un 50% menos de fallecidos en la temporada navideña, con respecto a la del año pasado, según las autoridades Protección Civil, se siguen enlutando los hogares salvadoreños, en épocas que deberían ser de alegría y no de dolor.
Hasta ayer, las autoridades reportaban 14 víctimas mortales por accidente de tránsito, de un total de 200 accidentes de tránsito, desde el 23 de diciembre.
De acuerdo con el Viceministerio de Transporte Terrestre (VMT) las causas de los accidentes son, entre otras: Invadir carril, distracciones del conductor, no respetar señal de prioridad, no guardar la distancia reglamentaria, velocidad inadecuada y conducir en estado de ebriedad.
Es decir, una violación permanente a las leyes y reglamentos de tránsito, por no decir, la falta de una cultura vial.
O sea, este país necesita más que psicólogos para obtener la licencia de conducir –que si debería ser una obligación para los conductores del transporte colectivo- una verdadera educación vial para todas las edades.
Esto implicaría reforzar las enseñanzas en la escuela, en todos los niveles, pero también campañas de sensibilización a través de todos los medios posibles, dirigido al grupo familiar.
Lo anterior debe acompañarse con lo que ya hacen las autoridades como los controles de tránsito en lugares estratégicos del país o endurecer las leyes.
De hecho, con solo los controles en carreteras y el incremento de penas, ha obligado a la reducción de víctimas fatales en accidentes de tránsito.
Recientemente, el Director de Protección Civil, Jorge Meléndez, recomendó a la población no distraerse, respetar los límites de velocidad, acatar las señales de tránsito y, sobre todo, no ingerir bebidas embriagantes.
Nos preguntamos cuán difícil puede ser cumplir estas medidas. Nos parece que nada difícil si pensamos en nuestra familia y en los demás.
El Salvador, que a diario registra víctimas mortales producto de la violencia pandilleril y del crimen organizado, debería ahorrarse luto y dolor por accidentes de tránsito.
Dios quiera que en lo que falta de las vacaciones de fin de año, los conductores asuman mayor responsabilidad y eviten llevar dolor a los suyos, dado que la época es de gozo no de sufrimiento.

A %d blogueros les gusta esto: