web analytics
jueves , 23 noviembre 2017
Inicio » Opiniones » 50 Togas Frente A Los 4 Catilinas De La “Sala”

50 Togas Frente A Los 4 Catilinas De La “Sala”

Carlos Girón S.

Se han endiosado, los han endiosado otros, se sienten dioses, pero no hay tales. No son seres superiores para decir que son infalibles y todopoderosos. Han errado muchas veces. Pronto pueden ver que sic transit gloria mundi. Ahora se sienten en el Olimpo, mañana pueden hallarse en el báratro.

Ante su omnipotencia, más bien prepotencia, se ha erguido su contrapeso: lo forman el grupo patriótico de 50 togados que se han integrado en la ACOESSV (Asociación de Constitucionalistas de El Salvador) y cuya designación indica claramente que tienen como objetivo cardinal defender la República, cuyo basamento legal es la Constitución Política. Se han constituido en tal gremial del derecho constitucional por necesidad y ante la emergencia que reclama acción el abuso de poder de los 4 Catilinas guanacos, instaurando una “dictadura judicial”, como certeramente han calificado la actuación caprichosa de los 4 Catilinas, emitiendo cantidad de resoluciones antojadizas al margen de la ley, quitando de sus puestos a muchos funcionarios por atribuirles nexos con partidos políticos.

En un primer señalamiento contra los Catilinas, ACOESSV ha dicho que “los integrantes de la Sala (Constitucional), en especial los titulares Florentín Meléndez, Belarmino Jaimes, Rodolfo González y Sidney Blanco, tomaron decisiones sistemáticas y reiteradas  destituyendo funcionarios por simpatizar con una expresión política, violando de esa manera los derechos constitucionales (y humanos, digo yo) establecidos”.

Les censuran también el bloqueo de los 900 millones de dólares en bonos solicitado por el Gobierno Central para el financiamiento de proyectos y programas sociales. Esto –dicho de paso— es parte de la “crisis fiscal” artificial que se le ha creado y acumulado al mismo Gobierno, sin mencionarse los miles de millones de dólares que los grandes contribuyentes han dejado de pagar como impuestos, prefiriendo sacar sus fortunas a “paraísos fiscales”. Esto es sabido de todo el mundo y no haría falta estar repitiéndolo a cada momento. Pero es necesario para que no se olvide y se absuelva al Gobierno de los cargos que se pretende echarle de ineficiencia en el manejo de los fondos del Erario.

La dictadura se ha evidenciado no solo aquí respecto del Órgano Ejecutivo, sino también a veces en el Legislativo, como ha sido el de invalidar a los 84 diputados suplentes “por no haber sido directamente electos por el pueblo”. Una aberración jurídica. Siempre, siempre que ha habido elección de diputados a la Asamblea Legislativa (y miembros de los Concejos Municipales), los suplentes van adosados a los propietarios, siendo, por lo tanto, legítima su elección como la de los propietarios. Pero no; hoy a los 4 Catilinas se les antoja que no debe ser así y mandó a su casa a los diputados suplentes del Congreso, llevándose de encuentro a los del Parlacen. Vaya cosas. Y es algo de hacer ver: que los progenitores de estos 4 Catilinas tiemblan cuando estos les dan órdenes, olvidando que ellos (los diputados) tienen la potestad de destituirlos –como tantas veces lo ha exigido en manifestaciones el pueblo-, pues son ellos quienes los han llevado a sus cargos en la Corte Suprema de Justicia, como a todos los demás del pleno.

Lo bueno es que en delante los 4 Catilinas no podrán seguir actuando con impunidad, con su dictadura; estarán bajo el dedo acusador de los abogados de ACOESSV, y mejor que tengan buen cuidado, pues hasta podrían ellos mismos ser enjuiciados por sus contumaces errores, e incluso obligados a revertir resoluciones inconstitucionales que hayan dictado antes de ahora.

Nuestro pueblo puede estar seguro de que este Foro de los 50 –al estilo del Foro Romano— no ha surgido para mantenerse simplemente como fachada, o celebrar reuniones de puro parloteo remojadas con aperitivos, sino para hacer respetar la Ley, defenderla y demandar que se cumpla, sin inclinaciones ni parcialidades, obedeciendo directrices y órdenes de los llamados poderes fácticos –que ya todos saben dónde radican y quiénes son sus representantes, cuyos nombres, por cierto, no sería remoto que en cualquier momento fueran develados públicamente, pues los constitucionalistas seguramente no han cobrado vida por ningún mecenazgo (de mecenas), sino por voluntad y convicción propias, sabiendo que el pueblo y la República necesitan quien los defienda, y a Dios gracias han acudido estos 50 mosqueteros.

¡Qué Dios los guíe e ilumine en el cumplimiento de su noble y patriótico ideal!

¡Salve, honorables abogados! ¡La Patria os premiará!

A %d blogueros les gusta esto: